Entrevistas

Entrevista a José Sánchez Maldonado, consejero de Empleo, Empresa y Comercio de la Junta de Andalucía

posted by @mbellido 10 noviembre 2016

“Esta crisis nos ha forzado a replantearnos los pilares de nuestro sistema productivo”

Manuel Bellido: El paro ha subido en Andalucía en septiembre en 8.206 personas. El empleo sigue siendo la asignatura pendiente en nuestra economía aunque se estén llevando a cabo muchos programas desde la consejería. ¿Podría valorarnos en qué situación se encuentran los proyectos presentados por los casi 800 ayuntamientos andaluces dentro de la Iniciativa de Cooperación Social y Comunitaria prevista en los planes Emplea@Joven y Emple@30+?

José Sánchez Maldonado: Ya hemos resuelto la convocatoria para la puesta en marcha de los proyectos que han presentado los ayuntamientos, para que estos puedan contratar de forma inmediata a los beneficiarios a partir del mes de octubre. Esperamos que los casi 800 municipios andaluces empleen durante los próximos meses a más de 30.000 desempleados, con contratos de hasta seis meses de duración y una ayuda por contrato que oscila entre los 1.300 y 1.700 euros mensuales. Durante el pasado mes de septiembre, solventamos ya el proceso administrativo de resolución de los proyectos. Ahora estamos, por tanto, en la fase más positiva para nosotros, que es ver cómo el programa se materializa y echa realmente a andar después de la tramitación. También es muy satisfactorio para nosotros porque estos programas son el grueso de los 396 millones de euros de gasto que recoge la ley de medidas de fomento del empleo. En total, serán distribuidos entre los municipios, en función de su población y de su número de parados, un total de 150 millones de euros para los proyectos en los que trabajarán menores de 30 años, y 100 millones de euros para los de 30 años en adelante.

Manuel Bellido: La red de oficinas del Servicio Andaluz de Empleo son unos puntos esenciales para visualizar las ofertas de empleo y movilidad laboral, la mejora de la empleabilidad y acceso a la contratación laboral. ¿Qué está haciendo la Consejería para mejorar aún más el servicio?

José Sánchez Maldonado: Este año, la Agencia está inmersa en una continua modernización de su estructura y su organización para ofrecer una respuesta más eficaz a las necesidades del territorio buscando como objetivo una mayor participación, cercanía y agilidad. El ámbito local es el idóneo para adaptar estas políticas a cada necesidad específica. En definitiva, lo que buscamos es alcanzar un mayor grado de personalización de servicios con agilidad y eficacia, tener una gestión integrada de los instrumentos y cooperar con los agentes del mercado de trabajo en el territorio. Para facilitar estos objetivos, vamos a continuar con la modernización de la red de oficinas, optimizando recursos y promoviendo la calidad, la eficacia y la eficiencia. Estamos destinando alrededor de tres millones de euros a lo largo de este año en la mejora de las instalaciones, con traslados de sedes en localidades importantes como Écija, Lebrija, Velez Rubio, o una de las oficinas de Almería capital, La línea de la Concepción, Jérez de la Frontera, Puerto Real, Fuente Ovejuna, Bailén… En total, son 14 traslados en toda Andalucía en nuevos inmuebles más amplios y con mejores servicios para el ciudadano.

Manuel Bellido: Y con respecto a la formación profesional y las medidas de fomento del empleo, ¿está previsto retomar las acciones formativas?

José Sánchez Maldonado: La nueva convocatoria de cursos de Formación Profesional para el Empleo dirigida a personas desempleadas va a contar con la programación de alrededor de 1.779 acciones, de las que se beneficiarán más de 26.685 desempleados. En septiembre ya se publicó en el BOJA la resolución para la concesión de estas subvenciones en régimen de concurrencia competitiva, y pueden optar las entidades de formación acreditadas o inscritas en el Registro de Centros y Entidades colaboradoras. Nos hemos dado un plazo máximo de cuatro meses para resolver y publicar la resolución para que se puedan iniciar los cursos. En total, se van a destinar 71,5 millones de euros para esta convocatoria, un fondo que se distribuye entre las distintas provincias en función del porcentaje de desempleados inscritos como demandantes de empleo. En total, este año vamos a invertir 142 millones de euros, que se dividen entre los 50 millones de euros para el programa de Escuelas Taller, Casas de Oficio y Talleres de Empleo; los 71,5 millones para los cursos dirigidos a desempleados; y los 20,6 millones para acciones dirigidas a trabajadores ocupados. La convocatoria de este año va a primar el desarrollo de cursos que permitan a los beneficiarios la obtención de certificados de profesionalidad, con los que puedan hacer valer su cualificación profesional en todo el territorio de la Unión Europea, y como garantía de la utilidad de la formación recibida a la hora de acceder a una oferta de empleo. De ahí que la programación atiende a especialidades prioritarias en consonancia con las necesidades de cualificación de trabajadoras y trabajadores en cada territorio. Nuestro objetivo es que la formación para el empleo sea un instrumento al servicio de la mejora de la competitividad de las empresas y del impulso de sectores productivos dentro de una estrategia de desarrollo económico de Andalucía. Así, se han introducido especialidades relacionadas con el sector aeronáutico, la soldadura para el sector naval, el sector de la atención a la dependencia o las energías renovables. Con respecto a las medidas de fomento del empleo, además de los planes de empleo que les he mencionado antes, o los programas Emple@Joven y Emple@30+, los incentivos a la contratación para jóvenes y parados mayores de 45 años o el programa Andalucía Orienta, también estamos explorando nuevas vías con proyectos emblemáticos que nos están dando muy buenos resultados de inserción laboral, como son las Lanzaderas de Empleo, una iniciativa que estamos desarrollando junto a Telefónica y la Fundación Santa María La Real, que es la entidad que generó la idea. Estas lanzaderas van a servir para ayudar a 1.500 desempleados a entrenar una nueva búsqueda de empleo en equipo, reforzar sus habilidades y competencias profesionales. Cada una cuenta con 25 participantes, que se reúnen varios días a la semana durante un período de cinco meses. Con la ayuda y la orientación de un técnico profesional, desarrollan actividades para mejorar su empleabilidad: sesiones de coaching e inteligencia emocional, dinámicas de comunicación, marca personal y búsqueda de empleo 2.0; entrenamiento de entrevistas personales; elaboración de mapas de empleabilidad, visitas a empresas, reuniones con emprendedores o procesos de intermediación laboral con responsables de Recursos Humanos.

Manuel Bellido: Muy probablemente de aquí a 2020 no se repetirá en Andalucía una situación de recesión al nivel de la sufrida en los últimos años, pero el crecimiento económico de la Comunidad mantendrá un perfil plano. Aunque notemos signos de recuperación de nuestra economía, ¿cómo se podrá asentar y acelerar esta recuperación?

José Sánchez Maldonado: La industria se ha convertido en un pilar fundamental de la estrategia de recuperación económica europea y, por tanto, de sus estados y regiones miembros. La industria se plantea ahora como reacción ante la crisis económica que hemos vivido y cuyos efectos aún perduran. Una coyuntura que ha puesto al descubierto la grave volatilidad de nuestra economía, con alzas y caídas más bruscas e intensas que las registradas por otras economías, y con un dramático impacto en el empleo. A pesar de que a partir del 2015 nuestra economía empezó a crecer, este cambio de ciclo es, a todas luces, frágil e insuficiente para crear riqueza y empleo de calidad al ritmo que necesitamos. Una recuperación económica que se ha ralentizado este año. Los analistas prevén que cerremos el año 2016 con un crecimiento del PIB y del empleo levemente inferior al del año pasado, aunque en este tema hay ligeras discrepancias entre los analistas (BBVA, etc). Y las previsiones para el año que vienen apuntan una bajada de casi un punto en el crecimiento del PIB (2,3%) y de siete décimas en la creación de empleo (2,1%). Aun así, continuaremos creciendo por encima de la media europea. Necesitamos asentar y acelerar este cambio de ciclo. Y esto va a depender, en gran medida, de si somos capaces o no de corregir las debilidades estructurales de nuestra economía. Esta crisis nos ha forzado a replantearnos los pilares de nuestro sistema productivo y una de las conclusiones ha sido, precisamente, la necesidad de situar en un lugar preferente a la industria, como la opción más viable para alcanzar un crecimiento sostenible y a largo plazo. Y esta decisión tiene su fundamento. Pocas actividades tienen la capacidad tractora del sector industrial. Su potencial a la hora de generar cadenas de valor añadido para el resto de sectores. Su capacidad de influencia en el incremento de la productividad y de la innovación. O su capacidad de recuperación en coyunturas adversas y de adaptación a nuevos tiempos. La crisis también nos ha enseñado que el sector secundario genera un tejido económico mucho más resistente, mayor calidad en el empleo y una masa laboral altamente cualificada.

Manuel Bellido: ¿Podría valorarnos lo conseguido desde la puesta en marcha de la Estrategia Industrial de Andalucía 2020?

José Sánchez Maldonado: Hace escasamente tres meses que aprobamos esta hoja de ruta, un texto compartido por todos los agentes del ecosistema industrial andaluz. Esta colaboración ha sido imprescindible tanto en la identificación de la situación actual, como en la plasmación de objetivos, tangibles y cuantificados. Sus cinco grandes objetivos pasan por industrializar Andalucía, plantea elevar la aportación de la industria a más servicios avanzados al VAB hasta el 18%, además de reducir un 5% la intensidad energética de la industria. También por aumentar el empleo industrial, para lo que propone recuperar los empleos perdidos en esta época de crisis y reducir un 10% la tasa de temporalidad del sector industrial. Y sin dejar atrás la mejora en la innovación, pues apuesta por incrementar un 50% tanto el número de empresas innovadoras en el sector industrial, como el número de solicitudes de patentes nacionales. Además, aborda la internacionalización de las empresas industriales y plantea como indicador aumentar un 20% tanto el número de empresas exportadoras regulares, como el importe de las exportaciones. Por último, se plantea trabajar en el incremento del Capital Relacional del ecosistema industrial. Por ejemplo, elevando un 50% el número de empresas que colaboran en innovaciones de productos o procesos y un 20% el número de directivas en empresas. Y para lograr todo ello, esta Estrategia está orientando todos los recursos y servicios de la Junta de Andalucía al impulso industrial.

Manuel Bellido:Es fundamental la innovación digital en la organización de las empresas, una tendencia muy recomendada por parte de los organismos internacionales. ¿Qué pasos se están dando desde la Consejería para impulsar el desarrollo digital de las empresas andaluzas?

José Sánchez Maldonado: La innovación digital se considera un elemento clave en la renovación y modernización del tejido productivo andaluz, ya que una parte sustancial del incremento de la competitividad empresarial se apoya en la incorporación de las nuevas tecnologías. Una de las prioridades de la Consejería de Empleo es favorecer la transformación digital del conjunto de las empresas andaluzas para alcanzar una mayor competitividad y, así, contribuir a la creación de riqueza y nuevos puestos de trabajo. Actualmente, estamos elaborando un plan de acción que será el marco de referencia operativo de nuestras actuaciones para impulsar la incorporación de las Tecnologías de la Información y la Comunicación en las pymes andaluzas durante los próximos años. En esta misma línea de trabajo, hay que destacar la Orden de Incentivos para el desarrollo industrial, la mejora de la competitividad, la transformación digital y la creación de empleo en Andalucía, actualmente en trámite de aprobación. Esta Orden incluirá una línea de incentivos destinada específicamente a apoyar proyectos que incorporen soluciones tecnológicas y aplicaciones TIC en cuatro ámbitos:  comercio electrónico, marketing digital, digitalización de procesos de negocio y confianza digital.

Manuel Bellido: ¿Y actuaciones relacionadas con el desarrollo inteligente de la región hasta el año 2020, sobre todo a nivel de municipios?

José Sánchez Maldonado: El pasado 6 de septiembre aprobamos el Plan Andalucía Smart 2020 para el Desarrollo Sostenible de sus Ciudades y Municipios en el Consejo de Gobierno, que va a ser nuestra principal actuación en esta área. El plan cuenta con un presupuesto inicial de casi 10 millones para impulsar el proceso de transformación inteligente de las ciudades y municipios de Andalucía, a través de un modelo cohesionado, colaborativo, sostenible… La Junta de Andalucía vuelve a demostrar su liderazgo en este segmento, poniendo en marcha un proyecto de ciudades inteligentes a escala regional y al alcance de todos los municipios independientemente de su tamaño. Sin duda, un elemento diferencial de esta iniciativa es precisamente no estar focalizada únicamente en municipios que superen cierta cifra de población. El desarrollo inteligente también abre nuevas posibilidades para revitalizar la calidad de vida y las economías de las zonas más rurales. El Plan tiene objetivos específicos como impulsar la colaboración entre las ciudades andaluzas; la participación de las diputaciones provinciales y la FAMP, así como de las universidades y los centros tecnológicos, que están en la base de este ecosistema innovador. Y, por supuesto, es imprescindible  la participación activa de las empresas y de las asociaciones y clústers sectoriales que las representan, como ETICOM, AMETIC o el Cluster Andalucia Smart. Otro de sus objetivos es impulsar la I+D+i mediante la creación de centros de excelencia en el contexto de las Smart Cities, con acuerdos estratégicos con empresas para acciones formativas y facilitar el acceso a entornos de desarrollo de soluciones, la realización de experiencias piloto, el testeo, la validación de las soluciones o su certificación final.

Manuel Bellido: La industria minera se va asentando cada vez más en nuestra región, una minería moderna que está generando empleo y riqueza en algunas comarcas. ¿Qué está haciendo la Administración Pública para apoyar y fortalecer este tejido empresarial, industrial y minero?

José Sánchez Maldonado: Aunque se conoce sobradamente la relevancia que tiene actualmente el sector, creo que para gran parte de la sociedad aún no ha calado lo que representa hoy en día la minería en Andalucía, y el espectacular crecimiento que está experimentando. Hablar de la minería en Andalucía y, sobre todo, de la metálica, es hablar de 17.000 empleos directos e indirectos, una inversión superior a los 2.500 millones de euros, y unas expectativas de crecimiento exponenciales, con más de 1.500 millones de toneladas de mineral en reserva en la faja pirítica, y la salida a concurso de 1.000 derechos mineros caducados sobre una superficie de 670.000 hectáreas. Y es hablar de proyectos emblemáticos como Cobre Las Cruces en Gerena; la futura vuelta a la explotación de Aznalcóllar, que es casi ya una realidad con más de 300 empleos generados en labores de investigación; Minas de Aguas Teñidas en Huelva; las reaperturas de Riotinto y Sotiel Coronada; Mina Magdalena en Almonaster La Real; y la vuelta a la explotación de Alquife en el Marquesado, prevista para 2017… El Gobierno andaluz fue consciente, y sigue siéndolo, de este potencial de crecimiento y empleo, y por eso aprobamos antes del verano la Estrategia Minera de Andalucía, que sustituye al anterior Plan de Ordenación de los recursos Mineros de Andalucía. Esta Estrategia recoge el testigo de la anterior planificación para aprovechar las fuertes expectativas que tiene el sector y se consolide la investigación de nuevos yacimientos y la reapertura de antiguas explotaciones. Recientemente, hemos firmado un protocolo de colaboración con la patronal AMINER para trabajar codo con codo en la puesta en marcha de las distintas actuaciones que va a desarrollar la Estrategia.

Manuel Bellido: El comercio ambulante es muy activo en nuestra región. ¿Cómo se podría incidir en la profesionalización y la especialización de sus actores, así como en la promoción, consolidación, mejora y modernización del sector en general?

José Sánchez Maldonado: En Andalucía, el comercio ambulante constituye un sector comercial muy importante que alcanza los 42.000 puestos de venta repartidos en 900 mercadillos. Se trata, por tanto, de una actividad económica generadora de empleo y autoempleo, en la que la formación y la innovación son elementos clave para una mayor modernización y mejor prestación de servicios. En este sentido, es fundamental la generación de sinergias con otros agentes y sectores, como el de la eficiencia energética, para poner en marcha medidas en pro de una mayor calidad y sostenibilidad en el proceso de comercialización y distribución de las empresas de comercio ambulante. La colaboración con las entidades municipales es imprescindible para impulsarlas, por eso, estamos aplicando medidas de apoyo para que los propios ayuntamientos tengan posibilidad de acometer actuaciones que optimicen la organización y gestión de los mercadillos. Actualmente, se encuentra en vigor una Orden de incentivos dotada con 600.000 euros para la puesta en marcha de proyectos relacionados con la mejora y accesibilidad de los espacios públicos donde se realizan los mercadillos y para la promoción del comercio ambulante, entre otros aspectos. Todas estas actuaciones se encuentran enmarcadas en el Plan de Activación del Comercio Ambulante en Andalucía 2015-2017. Se trata de un plan que pretende reconocer la importancia del comercio ambulante en Andalucía y dotarlo de las herramientas necesarias para que se convierta en un sector moderno y consolidado, en el que los trabajadores y trabajadoras tengan las máximas garantías de calidad y seguridad laboral.

Manuel Bellido: ¿Tiene en cartera poner en marcha instrumentos de apoyo al tejido empresarial andaluz?

José Sánchez Maldonado:Para conseguir los objetivos que anteriormente he comentado, contamos con una batería de instrumentos financieros, servicios avanzados e infraestructuras para la innovación y el emprendimiento y se plantea avanzar en la fiscalidad y la regulación normativa. En este sentido, estamos ya trabajando en el lanzamiento de tres nuevos instrumentos de ayuda: una nueva orden de incentivos para la inversión empresarial, una nueva convocatoria de apoyo a la I+D y, además de estas dos líneas, un nuevo programa de apoyo para ubicar empresas en espacios de innovación. Estas líneas van a financiarse con la Subvención Global de Andalucía cuyo horizonte temporal llega hasta 2020, y que cuenta con 617 millones de euros.La orden que está más avanzada, la Orden de Incentivos al Desarrollo Industrial y la Creación de Empleo, que recogerá una convocatoria para los años 2016 y 2017, va a introducir novedades. En concreto, vamos a agilizar y simplificar los trámites; ampliaremos el tipo de sectores y de empresas subvencionables, así como la tipología de proyectos; vamos a flexibilizar los requisitos mínimos de entrada; a darle prioridad a proyectos de colaboración empresarial y del uso intensivo de las TIC, y, por supuesto, primará la creación de empleo que es el principal objetivo de todas y cada una de las medidas que pone en marcha este Gobierno. En resumen, pretendemos adecuar de la mejor forma posible las tipologías de los proyectos incentivables a la realidad empresarial de Andalucía, y atraer proyectos de grandes empresas que generen un relevante volumen de empleo. También queremos respaldar la incorporación de servicios avanzados, incluyendo nuevos servicios de dinamización y de colaboración empresarial, y apoyar el uso intensivo de las TIC en las pequeñas y medianas empresas. Igualmente, queremos respaldar proyectos relacionados con sectores de alta y media alta tecnología, spin-off industriales, proyectos del sector de la economía social y fomentar la ubicación en espacios tecnológicos y de innovación. En el ámbito social, queremos también incentivar proyectos que promocionen la igualdad y la responsabilidad social corporativa, así como la incorporación de la mujer al mercado laboral en condiciones de igualdad y de los jóvenes. Por otro lado, también estamos ya tramitando una nueva Orden de I+D+i para todo el marco, con el objetivo de incentivar proyectos que incrementen la competitividad de las empresas a través de la generación e incorporación de conocimientos, tecnologías e innovaciones destinadas a la mejora de procesos y la creación de productos y servicios tecnológicamente avanzados y de mayor valor añadido.

Manuel Bellido

Posts relacionados