Entrevistas

Entrevista a Javier González de Lara, Presidente de la CEA

posted by @mbellido 14 marzo 2016

“La consolidación de nuestra organización no es una meta, es un punto de partida”

Manuel Bellido: Dentro de pocos días la CEA celebrará su asamblea ordinaria. En la Asamblea de 2014 el lema fue ‘Una nueva CEA es posible’. ¿Considera que los objetivos que se marcaron entonces se van cumpliendo?

Javier González de Lara: Puedo afirmar que los objetivos se están alcanzando progresivamente, pues hemos logrado poner en marcha una nueva CEA, que ahora es una organización renovada que avanza. Para ello, acometimos un proceso de modernización y de transformación de la Confederación de Empresarios de Andalucía mediante un plan de acción que se ha basado en una triple estrategia institucional, económica y reputacional. Ahora, es evidente que la Confederación es una organización más consolidada y más transparente y moderna. Su reputación ha mejorado notablemente. En cuanto a su viabilidad económica, se han dado los pasos oportunos y se ha logrado frenar tendencias negativas, y se ha favorecido una cierta estabilidad dentro de una situación compleja. En ese proceso de mejora se han modificado los Estatutos, aprobado el Código Ético y de Buen Gobierno, abierto el portal de transparencia, ofertados nuevos servicios y abordado la prevención de la responsabilidad de los administradores. Igualmente, se han acometido políticas restrictivas de gasto que han adelgazado a la organización. Además, se ha mantenido un considerable nivel de afiliación y se ha confirmado una base asociativa, que sigue confiando en la actividad que la CEA representa, y para ello está en marcha una intensa política de fidelización y promoción.

Manuel Bellido: Nos consta la voluntad de diálogo que siempre ha mantenido con el Gobierno andaluz y con los sindicatos. ¿Qué balance puede hacernos hasta ahora?

Javier González de Lara: Ahora más que nunca tiene que ser el momento del diálogo. Superados los procesos electorales más relevantes, corresponde a las administraciones públicas la gestión de sus competencias, para lo que es prioritario recuperar el Diálogo Social. Un asunto que sindicatos y organizaciones empresariales hemos venido demandando de manera reiterada. Tiene que ser un diálogo que permita tanto a nivel nacional como autonómico fijar prioridades, acordar iniciativas y potenciar elementos imprescindibles para el desarrollo. Entre ellos, destacaría la reforma de las administraciones, aún pendientes, o la simplificación de todo el entramado normativo, aún no suficientemente desregularizado. En el caso de Andalucía, el Diálogo Social forma parte de nuestro patrimonio como Autonomía. Y es un referente para el conjunto de España, pues no en vano es un claro mandato recogido en nuestro Estatuto de autonomía. En este sentido, parece que, poco a poco y tras el largo paréntesis electoral, se está recuperando. Como ejemplo podríamos señalar el caso del V Plan Estratégico para la Internacionalización de la Economía Andaluza Horizonte 2020, que ha sido fruto del referido Diálogo Social. Este consenso ha facilitado que su diseño sea lo más cercano posible a los intereses reales de empresas y trabajadores. En el ámbito del diálogo, destacaría también el convenio que hace unos meses suscribimos con la Agencia de Defensa de la Competencia de Andalucía para promover el fomento e impulso de la competencia efectiva. Un acuerdo que, además, realza el papel del informe de impacto económico, que preceptivamente tiene que emitir la citada agencia en el proceso de elaboración de cualquier norma que incida en la actividad económica, y que ha sido históricamente demandado por la CEA.

Manuel Bellido: Recientemente ha firmado con el Gobierno y los sindicatos el V Plan Estratégico para la Internacionalización. ¿Qué valor tiene para la CEA la internacionalización de las empresas andaluzas?

Javier González de Lara: Desde las organizaciones empresariales venimos insistiendo en que internacionalizarse no es una mera oportunidad para la empresa, sino una necesidad para mantener su crecimiento y estabilidad. Ahora bien, la decisión de poner en marcha o no un proceso de esta naturaleza es una circunstancia que compete única y exclusivamente a cada empresa. Pero esas decisiones necesitan tomarse en el marco de un ecosistema global que facilite la misma. En tal sentido, hay elementos que resultan fundamentales para abordar esa circunstancia y, entre todos ellos, subrayaría el tamaño de la empresa, pues esto resulta definitorio para determinar su capacidad para afrontar la actividad exterior. Por ello, hay que tratar de incluir a las pymes en este proceso y que sean conscientes de sus ventajas competitivas y las aprovechen. Para tal fin puede ser de interés su capacidad de reforzar políticas de joint venture y colaboración con operadores locales en los mercados de destino, tanto para la distribución como para, en su caso, la producción. Al respecto, es importante recordar que no sólo se comercializan productos, sino también servicios, experiencias y formas de hacer las cosas, por lo que en principio cualquier actividad susceptible de generar valor económico lo es también de llegar a otros mercados para su explotación, sin que el tamaño sea el elemento fundamental, aunque sí importante.

Manuel Bellido: Durante la Asamblea se presentará un informe elaborado por la CEA sobre la competitividad en Andalucía. ¿Cómo es la salud de la competitividad en el tejido empresarial andaluz?

Javier González de Lara: Resulta complejo hacer una valoración sobre un aspecto como la competitividad referido a un conjunto formado en la actualidad por más de 480.000 empresas, que operan en Andalucía en muy diversos sectores de actividad, y que, a su vez, afrontan situaciones o coyunturas muy diferentes. El citado informe señala, entre sus conclusiones, la existencia de cierta debilidad de la economía andaluza vinculada a la falta de una dimensión empresarial adecuada, como el caso que hemos comentado de la internacionalización. Por tanto, ganar tamaño como empresa y, más concretamente aumentar el porcentaje de medianas empresas dentro de nuestro tejido productivo, se ha convertido en una necesidad estratégica y en un reto para la mejora de nuestra competitividad. Y ésta es una tarea en la que es imprescindible la interiorización por parte de nuestras empresas, en especial de las más pequeñas o recientes, de la necesidad de apostar por la excelencia en la gestión empresarial. Ello implica invertir en tecnología, en innovación, en formación y en abrirse a los mercados exteriores, entre otros factores de mejora de la competitividad. Pero para que eso sea posible es necesario que otras circunstancias ajenas a la empresa faciliten la labor de ésta. Como, por ejemplo, el sistema educativo, el marco institucional, el nivel de burocracia o el acceso a la financiación, factores que han de mejorar y modernizarse si pretendemos que en nuestra tierra haya más empresas, con más dimensión y más competitivas.

Manuel Bellido: ¿Qué objetivos se ha propuesto la CEA para 2016?

Javier González de Lara: Como presidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía considero que la consolidación de nuestra organización no es una meta, es un punto de partida. Necesitamos un modelo organizativo para una CEA renovada, que se sostiene, pero que también tiene que avanzar. Nuestra organización tiene que reforzar su labor en defensa de los intereses que representa. Dejar de pensar en el pasado y volver a escribir su futuro, con un nuevo modelo basado en más participación, más transparencia y más trabajo colaborativo. Un modelo que esperamos sea económicamente sostenible y que se construya sobre la base de recursos ciertos y recurrentes. En definitiva, queremos poner en marcha una organización que ha rediseñado sus estructuras para conquistar el futuro. Desde esas premisas, tenemos previsto poner en marcha un nuevo Plan de Acción 2016-2017, en el que se aborda una serie de estrategias que tienen como finalidad consolidar la organización para seguir avanzando. Entre esas estrategias, destacan la defensa y promoción de los valores empresariales, el fomento de la competitividad empresarial, el impulso a la participación y la potenciación de acciones técnicas e iniciativas a propuesta de nuestra organización. Asimismo, se reforzará la vertebración e imagen reputacional de la organización, la consolidación de la viabilidad y el equilibrio económico de CEA, la promoción asociativa y empresarial, así como la articulación legislativa de los derechos y obligaciones de las organizaciones empresariales en Andalucía.

Manuel Bellido

 

Posts relacionados