Blog

Entrevista a Isabel Hormigo, responsable del sector TIC en Corporación Tecnológica de Andalucía (CTA)

posted by @mbellido 17 febrero 2018

“El principal reto para una verdadera Industria 4.0 es la interconexión de todas las capas de negocio”

 “Aunque hay ejemplos de grandes industrias más avanzadas, la implantación de las tecnologías habilitadoras de la Industria 4.0 es algo aún incipiente en Andalucía”

Manuel Bellido: Llevamos tiempo hablando de la llegada de la industria 4.0, pero ¿conoce realmente el sector industrial su alcance?

Isabel Hormigo: Aunque llevamos ya unos años hablando del paradigma de la Industria 4.0 o industria conectada y cómo obligará a las empresas industriales a reinventarse, el ritmo con el que se implantan estas tecnologías en las industrias pequeñas y medianas andaluzas es más lento. La primera razón, como bien dices, es que, aun habiendo interés en el tejido productivo andaluz, todavía existe un gran desconocimiento en profundidad. Las empresas necesitan identificar cuáles son las tecnologías ya disponibles que permiten digitalizar la fábrica y qué potencial tiene cada una.

Manuel Bellido: ¿Qué se está haciendo en este sentido?

Isabel Hormigo.: Desde CTA, promovemos la difusión de estas tecnologías y de la industria conectada desde hace tiempo, apoyando y financiando proyectos y favoreciendo la colaboración entre empresas con este fin. El próximo 12 de febrero, junto con la Dirección General de Telecomunicaciones y Sociedad de la Información de la Junta de Andalucía, y en colaboración con GMV, organizamos una jornada sobre ‘Tecnologías habilitadoras en la industria 4.0’, donde reuniremos a expertos en estas tecnologías para dar a conocer mejor a las empresas sus ventajas y aplicaciones para entornos industriales. La Junta de Andalucía, dentro del marco de la Estrategia industrial de Andalucía, cuenta con una herramienta enfocada al sector TIC (Estrategia de Impulso del Sector TIC Andalucía 2020), creada para favorecer el desarrollo y consolidación de las TIC en la región. Uno de sus ejes es precisamente la “Innovación y Especialización Tecnológica”, cuyo foco es ayudar al tejido empresarial TIC andaluz a ganar especialización en tecnologías emergentes para la Industria 4.0 debido a la gran oportunidad de negocio que supone. Por su parte, GMV Andalucía, está liderando Productio (PROductivity InDUstrial EnhanCement through enabling TechnlOgies), un proyecto CIEN del CDTI en el que trabaja un consorcio nacional de I+D multisectorial y multidisciplinar que implica a siete provincias españolas y cinco comunidades autónomas. Su objetivo, como explica Miguel Hormigo, team líder de Industria 4.0 de GMV, es investigar sobre tecnologías, técnicas, herramientas, metodologías y conocimientos dirigidos a aumentar la capacidad operativa de los procesos industriales en el marco de la industria conectada.

Manuel Bellido: ¿En qué situación se encuentra la implantación de la Industria 4.0 en Andalucía?

Isabel Hormigo: La realidad que observamos en muchas industrias andaluzas que trabajan en los sectores más tradicionales es que han empezado a plantearse estas cuestiones de manera reciente. La implantación de las tecnologías habilitadoras de la Industria 4.0 es algo aún incipiente. Nos encontramos con algunas empresas agroindustriales, de energía y agua, por ejemplo, que están desarrollando proyectos de innovación para demostrar y validar las ventajas de este tipo de tecnologías, pero su implantación real llegará más adelante. No obstante, también es cierto que hay industria altamente tecnológica trabajando en la región, como es el caso del polo aeronáutico de Sevilla y Cádiz o el sector de fabricación de componentes de automóvil, que van un paso por delante en la implantación de la Industria 4.0. Sin embargo, estos ejemplos de industrias más avanzadas, aunque tienen un papel tractor importante, están liderados por grandes empresas nacionales o internacionales con más tradición de innovación y más recursos para invertir en ella. El grueso del tejido productivo andaluz todavía tiene que avanzar hacia la Industria 4.0 y es creciente el interés por la utilidad práctica de tecnologías concretas.

Manuel Bellido: ¿Cuáles son los principales retos y barreras que plantea la industria 4.0?

Isabel Hormigo: El principal reto para llegar a tener una verdadera Industria 4.0 es la interconexión total de todas las capas de negocio para conseguir la virtualización del 100% la industria. Donde podemos encontrar más ejemplos de producción y automatización innovadores suele ser en la actividad core de la fábrica, pero también es importante conectar otras áreas como toda la cadena de suministro o, por supuesto, la capa gestión de datos del negocio, donde las tecnologías TIC como Big Data tienen mucho que aportar. Por otro lado, existen barreras que son comunes en todos los procesos de transformación digital. Una de ellas es la concienciación y capacitación de las personas que operan y gestionan la fábrica, a menudo alejadas del mundo tecnológico. Otra barrera de entrada es la fuerte inversión económica que hay que hacer para llegar a la digitalización completa, mientras los beneficios en la productividad y eficiencia se perciben a medio y largo plazo. En ambos casos, juegan un papel fundamental la colaboración con consultorías tecnológicas y empresas TIC especializadas en transformación digital; que pueden ayudar no solo a dotar a la fábrica de una estrategia escalonada de digitalización para minimizar el impacto económico, sino a la formación y capacitación de las personas que forman parte de este proceso.

Manuel Bellido: ¿Cuáles son las tecnologías habilitadoras punteras que ya están teniendo aplicación y utilidad real para la industria?

Isabel Hormigo Hay un buen número de tecnologías clave para la Industria 4.0. En la mayoría de los casos, será una combinación de varias de ellas las que puedan dotar a la fábrica de una interconexión total. Para la parte más productiva de la fábrica, juegan un papel importante los sensores autónomos e Internet de las Cosas (IoT), robótica avanzada, visión artificial, Impresión 3D o Realidad Aumentada, entre otras. Todo ello debe estar soportado por sistemas TIC horizontales y verticales que permitan la interoperabilidad y almacenamiento en la nube para, posteriormente, hacer uso de todos los datos. Para el área de la cadena de suministro están apareciendo otras tecnologías más disruptivas como el Blockchain, que ya está siendo usada en logística con importantes ahorros y beneficios para proveedor y cliente. Por último, como decía antes, en la parte de gestión del negocio, las técnicas de analítica avanzada y Big Data son la herramienta que permite analizar, gestionar y tomar decisiones a partir de los datos recogidos del propio funcionamiento del negocio y de los clientes.

Manuel Bellido: ¿Qué se está haciendo desde CTA en esta área?

Isabel Hormigo: En CTA, contamos con un buen número de empresas tecnológicas capaces de proveer de estas tecnologías habilitadoras a la Industria 4.0, así como industrias que ya han desarrollado proyectos en este ámbito. Algunos ejemplos de empresas que están desarrollando soluciones tecnológicas son GMV, Sngular, Tier1, Wellness Telecom, Isotrol, Ontech, SHS consultores, Dekra o Indra, entre otras. Por la parte industrial, contamos también con empresas altamente innovadoras como Airbus, Cepsa o Ghenova entre otras. Además, llevamos ya varios años apoyando y financiando proyectos de introducción de TIC y tecnologías a diferentes sectores industriales. Solo en los cinco últimos años, hemos financiado más de 50 proyectos relacionados con Industria 4.0 que movilizan algo más de 30 millones de euros de inversión privada, de los que CTA ha aportado casi 13 millones de euros  de financiación. Estos datos nos hacen pensar como poco que el sector industrial andaluz está empezando a reaccionar ante esta nueva revolución industrial en la que están implicados a partes iguales las tecnologías, el negocio y las personas.

 

BIO

Isabel Hormigo Melgar es ingeniera de Telecomunicaciones por la Escuela Técnica Superior de Ingenieros (ETSI) de la Universidad de Sevilla, con especialidad en radiación y radiocomunicación. También es Máster en “Electrónica, señales y sistemas de comunicaciones” por la Universidad de Sevilla y cuenta con más de 10 años de experiencia laboral, de los que ocho han estado ligados a la innovación, gestión de proyectos, gestión de conocimiento y asesoramiento en materia de I+D+i.

 

Posts relacionados