Entrevistas

Entrevista a Gloria de la Viña Responsable del sector Biotecnológico en Corporación Tecnológica de Andalucía (CTA)

posted by @mbellido 15 septiembre 2018

“LA BIOECONOMÍA CIRCULAR PLANTEA GRANDES RETOS DE INNOVACIÓN”

Estamos oyendo hablar cada vez con más fuerza y frecuencia de términos como Bioeconomía o Economía Circular. ¿En qué consisten exactamente y por qué son tan importantes?

Exacto, de hecho, estamos evolucionando hacia el reto de una “Bioeconomía Circular”. Vivimos en una época de desafíos en los que la humanidad se enfrenta a conseguir la cuadratura del círculo: asegurar una vida saludable y de calidad a una población creciente, sin agotar los recursos naturales, frenando el cambio climático y manteniendo intacta la biodiversidad para las generaciones venideras. En este marco, la economía circular representa un nuevo paradigma que persigue transformar el tradicional modelo “adquirir-usar-tirar” por otro en el que se pretende conseguir una sociedad de residuo cero, en la que ningún material ni objeto se tire ni devalúe su valor por su uso. Por su parte la Bioeconomía (Biobased Economy) tiene como objetivo sustituir la economía actual, mayoritariamente basada en recursos fósiles como el petróleo, por una economía basada en recursos biológicos, es decir, en recursos renovables como la biomasa y el uso de los microorganismos y los bioprocesos. La Bioeconomía y la Economía Circular comparten los principios de sostenibilidad ambiental y de residuo cero, de valorización en cascada y de simbiosis industrial. La combinación de ambos conceptos no sólo es posible sino necesaria en esta evolución hacia un modelo económico más eficiente y menos contaminante. Por eso, hablamos ya también de una Bioeconomía Circular, que supone un gran reto y un importante foco de innovación.

¿Cómo contribuye la Bioeconomía Circular al crecimiento económico y la creación de empleo?

Tanto a nivel europeo como a nivel nacional, la industria agroalimentaria, que basa su negocio en recursos biológicos como las plantas, los animales o los microorganismos, es clave para su implementación y se verá propulsada hacia un entorno de diversificación de productos, simbiosis industrial entre sectores y optimización del uso de los recursos y la energía que redundará en crecimiento económico y creación de empleo, particularmente en los entornos rurales, donde la Bioeconomía Circular como vector de activación económica representa una gran oportunidad. La Bioeconomía Circular va a suponer una reconversión industrial generadora de nuevos servicios de apoyo para llevar a cabo esta transformación; para el mantenimiento y reparación de equipamientos, para el ecodiseño de piezas materiales y equipos que alarguen su vida útil, para certificar el grado de circularidad y sostenibilidad ambiental de productos y procesos, para apoyar el desarrollo de nuevos modelos de negocio, etc. Se espera que la competitividad global aumente con la generación de nuevos productos comerciales, servicios, modelos de cooperación y tecnología digital.

¿A qué sectores afecta con más intensidad?

La Economía Circular afectará al conjunto del sistema económico, pero, entre los sectores más afectados, se espera que el sector primario proporcione alimentos mediante el uso más sostenible posible de las materias primas, de forma que las emisiones y el consumo de recursos sean más bajos. También están especialmente implicadas las industrias dedicadas a la gestión de residuos, al transporte y la logística. El transporte se convertirá en un sistema inteligente, que utiliza combustibles de origen renovable (no de origen fósil). La movilidad como servicio, la economía colaborativa y el transporte limpio y optimizado situarán a la industria del transporte en un nuevo nivel con la aplicación de una logística 4.0. Por su parte, la industria manufacturera deberá minimizar el uso de materias primas vírgenes para conseguir una ventaja competitiva, al mismo tiempo que promueve la duración de los materiales, los ciclos de vida del producto y las oportunidades de reutilización de piezas y equipos.

¿Cómo afrontan las empresas este reto de integrarse en una Bioeconomía Circular?

Las empresas están formando consorcios para acceder a financiación de proyectos colaborativos, tanto a nivel nacional como europeo, que les permitan valorizar la biomasa (que actualmente constituye una fuente de co-productos desaprovechada que acaba en el vertedero) o bien efluentes o emisiones de los procesos productivos de la industria (que a día de hoy no se revalorizan). En algunos casos, el proyecto aborda el desarrollo de biorrefinerías integradas, una instalación que facilita los procesos de conversión integral de la biomasa para producir biocombustibles, bioenergía y compuestos químicos habitualmente obtenidos en las refinerías de petróleo. Así se obtiene biofertilizantes, bioplásticos, biodetergentes, piensos, bogas, etc.

¿Está al alcance de las pymes? ¿Se puede abordar el cambio de manera gradual?

Las pymes son claves en el proceso de transformación hacia una Bioeconomía Circular por su potencial innovador, por su número y por la red que conforman dentro del tejido productivo, sobre todo en las economías rurales. No obstante, necesitan el establecimiento de alianzas estables entre ellas, las fusiones empresariales y la colaboración con empresas tractoras. A través de sucesivos proyectos, las empresas van consiguiendo procesos y bioprocesos más eficientes y valorizan mejor en el uso de los recursos ampliando el rango de bioproductos que obtienen. Paralelamente, colaboran de forma más efectivas entre sí y con grandes empresas, acercándose progresivamente a una simbiosis industrial en la que residuos descartados por una industria se revalorizan en otra, al tiempo que progresan en modelos de negocio ventajosos para ambas partes que se ajustan mejor a las demandas del mercado. Se trata de ir progresando poco a poco hacia “ecosistemas industriales” orientados a conseguir bioeconomías circulares y sostenibles desde el punto de vista medioambiental y desde el punto de vista del beneficio económico distribuido. Esto no se consigue en un solo paso.

BIO
Responsable del Sector Biotecnológico en CTA, donde coordina la línea de bioeconomía. Doctora en Ciencias Biológicas, acumula más de 12 años de experiencia como investigadora en los entornos público y privado y está especializada en innovación técnico-estratégica a través de la biotecnología. Trabajó como investigadora en el Biotechnology and Biological Sciences Research Council (BBRSC) británico durante seis años y, más tarde, como coordinadora técnica de proyectos de I+D+i y desarrollo del negocio biotecnológico en una pyme andaluza. Es Máster en Internacionalización de la PYME por la Escuela de Organización Industrial (EOI).
¿CÓMO APOYA CTA AL SECTOR INDUSTRIAL Y A OTROS AGENTES EN EL DESARROLLO DE LA BIOECONOMÍA CIRCULAR?
CTA posee convocatorias propias que financian proyectos de I+D+i industriales, como por ejemplo proyectos de Bioeconomía Circular, organiza eventos sobre esta temática para movilizar nuevas ideas de proyectos y favorecer el networking entre empresas, que puede dar lugar a esquemas de colaboración en simbiosis industrial. También asesora a las administraciones públicas en el desarrollo de sus estrategias de Bioeconomía y Economía Circular y en la formulación de los planes de acción de dichas estrategias. Por ejemplo, puede proporcionar apoyo técnico y legal en procesos de Compra Pública de Innovación “verde”, (del inglés Green Public Procurement). Asimismo, participa en proyectos europeos que promueven la Bioeconomía Circular mediante nuevos modelos de negocio o aplicando logística 4.0 a la gestión de la biomasa y proporciona apoyos para facilitar el acceso a estos fondos a empresas, administración y universidades. Como miembro del BioIndustries Consortium, CTA participa en el diseño de los programas europeos de financiación en bioeconomía de la BioBased Industries Joint Undertaking (BBI JU). Por último, CTA, a través de su departamento de comunicación, desarrolla una intensa actividad de comunicación y diseminación en las temáticas de Bioeconomía, Economía Circular y Bioeconomía Circular.

 

Manuel Bellido

Posts relacionados