Entrevistas

Entrevista a Gabriel Pérez Alcalá Rector de la Universidad Loyola Andalucía

posted by @mbellido 2 octubre 2014

“En Loyola Andalucía focalizamos nuestra misión en solucionar los problemas de las personas”

El 4 de septiembre de 2013, la Universidad Loyola Andalucía abría sus puertas a los alumnos de grado, postgrados y doctorado con dos facultades, cuatro escuelas de especialización y nueve departamentos de investigación. Hoy, algo más de un año después, entrevistamos al rector de la misma, Gabriel Pérez Alcalá, sobre la oferta académica de esta Universidad impulsada por la Compañía de Jesús, los valores que la diferencian y el modelo pedagógico que plantean y, entre otros asuntos, sobre el sistema universitario actual

Manuel Bellido: ¿Cuáles son los puntos clave de vuestra oferta académica?

Gabriel Pérez Alcalá: Este año hemos ampliado notablemente las titulaciones de grado, destacando el Psicología, que ha tenido una gran acogida tanto en el campus de Córdoba como en el de Sevilla; y Relaciones Internacionales, porque es una titulación que no existía en el sistema universitario andaluz. Además ofrecemos un buen número de dobles titulaciones y también hay que destacar la oferta de posgrado, que alcanza la cifra de siete másteres.

Manuel Bellido: ¿Sobre qué pilares se construye Loyola? Como Universidad impulsada por la Compañía de Jesús, ¿qué valores diferenciales aporta?

Gabriel Pérez Alcalá: Como su propio nombre indica, el valor fundamental de Loyola Andalucía es su pertenencia a la Compañía de Jesús, y eso significa que focalizamos nuestra misión en solucionar los problemas de las personas. En segundo lugar está nuestra vocación universal más allá; y en tercer lugar, un compromiso con la investigación, con el conocimiento y con la innovación.

Manuel Bellido: Recientemente se ha incorporado al ‘Board of Advisors’ del centro de Loyola Chicago en Roma, ¿qué significa concretamente para la Loyola Andalucía?

Gabriel Pérez Alcalá: Mi incorporación al ‘board’ es solo un hito más del acuerdo estratégico que hemos firmado con Loyola University Chicago, que conlleva el desarrollo de programas comunes de grado, posgrado y de investigación. Ya este año hemos puesto en marcha un doble grado por el que estudiantes de Administración de Empresas podrán estudiar en Chicago y en Roma y obtener dos títulos válidos en Europa y en Estados Unidos.

Manuel Bellido: ¿Qué modelo pedagógico tiene planteado en la actualidad Loyola?

Gabriel Pérez Alcalá: En nuestro modelo, el eje central es el estudiante y su proceso de aprendizaje estudiante, toda la organización está al servicio de ese proceso. Es el modelo Ignaciano, el mismo que tienen todas las universidades de la Compañía de Jesús, con la adaptación lógica que debe tener a la idiosincrasia de cada cultura y particularidades administrativas de cada país. Como hecho diferencial de nuestra universidad yo subrayaría que, al ser unos recién nacidos, estamos al día en innovación pedagógica e innovación tecnológica. Basta con pasarse por nuestras clases de Ingeniería o de Comunicación para comprobar que estamos enseñando estas titulaciones de una forma completamente diferente a la que suele ser habitual en otras universidades, tanto en los métodos como en los contenidos. Y eso también es aplicable a dos titulaciones nuevas este año, como son Educación o Psicología.

 Manuel Bellido: ¿Qué significa excelencia universitaria?

Gabriel Pérez Alcalá: La excelencia en la formación universitaria es la suma de varias cosas. Hay que tener buen profesorado, buena organización y buen alumnado. Para conseguir esas cosas debemos ser exigentes con el profesorado, la organización y el alumnado. Y nosotros estamos siendo exigentes y vamos a ser muy exigentes.

Manuel Bellido: El uso de las tecnologías de la información y la comunicación en las aulas se ha ido implementando paulatinamente y en la actualidad constituyen herramientas con habitual presencia en la Universidad. ¿Qué importancia tiene su uso en Loyola?

Gabriel Pérez Alcalá: Como decía anteriormente, es una de nuestras señas de identidad. Tratamos de implementar la tecnología en nuestro día a día, porque no podemos obviar que la generación que está llegando a nuestras aulas es una generación educada en un contexto  tecnológico. Es decir, no conciben el mundo sin un ordenador, dispositivos móviles y otras tecnologías, tienen una forma de pensar completamente diferente porque ellos son nativos digitales y nosotros somos casi ‘analfabetos digitales’. Tenemos que hacer un esfuerzo de adaptación a su forma de pensar y a su nueva forma de aprender.

Manuel Bellido: ¿Cuáles son los principales problemas que tiene el sistema universitario actual?

Gabriel Pérez Alcalá: El sistema universitario, a nivel nacional y también internacional, tiene muchos problemas, aunque a mí me gusta denominarlos retos. El principal es, precisamente, el cambio tecnológico que estamos viviendo y la eclosión de las universidades ‘on line’. Muchas de ellas son españolas, pero ya hay universidades de todo el mundo dando curso a través de la red con un coste muy pequeño. En segundo lugar, en parte por esta revolución tecnológica, hay una competencia feroz.  Y luego, en España, tenemos añadido el problema de indefinición de nuestro sistema. Hay una cierta inseguridad jurídica con las notables diferencias legales y administrativas que tienen las distintas comunidades autónomas.

Manuel Bellido: En este sentido, usted hablaba recientemente de la necesidad  de “un debate sobre educación en general y sobre educación superior en particular, sobre todo teniendo en cuenta que vamos hacia retos muy importantes”. ¿Sigue considerando necesario este acuerdo?

Gabriel Pérez Alcalá: Por supuesto que sí. No podemos estar al albur de que cada Gobierno haga una nueva ley orgánica de Educación, cambiando el sistema o cambiando los principios generales. En España hace falta un consenso básico, fruto del consenso social. Ese consenso no existe en gran medida por la visión dual que se tiene en España de la Educación: hay gente que piensa que educar es adoctrinar y, por otra parte, hay quien ve la Educación como un mero mecanismo de dominación. A partir de ese consenso público, en el que se debe definir qué es la Educación,  y a partir de ahí encontrar leyes de Educación que den un marco estable. Y por supuesto, dentro de ese consenso, definir que son las universidades en España y cómo queremos que sean esas universidades.

Manuel Bellido: Sevilla Palmas Altas es en términos de diseño y estándares de sostenibilidad un verdadero modelo de construcción. ¿Se ha incorporado alguna novedad para este nuevo curso?

Gabriel Pérez Alcalá: Durante este curso no habrá grandes novedades en materia de infraestructuras. En el Sevilla-Palmas Altas ya hemos puesto en funcionamiento un nuevo edificio y, de esta manera, ya contamos con tres edificios en un campus que estamos ‘colonizando’ gracias a la inestimable colaboración de Abengoa. Haremos una gran inversión en mejoras tecnológicas tanto en Palmas Altas y en Córdoba-ETEA. Me gustaría destacar dos de esas mejoras: los nuevos laboratorios de Ingeniería y los estudios de televisión que tendrán los estudiantes del Grado de Comunicación.

Manuel Bellido: ¿Cuáles son las cifras para este nuevo curso? ¿Cuántos alumnos, cuántas titulaciones y cuántos grados? ¿Qué perspectivas tiene para este nuevo curso 2014-2015?

Gabriel Pérez Alcalá: Por la puesta en marcha de las nuevas titulaciones, por las que ya estamos preparando para el curso 2015-2016 y por el desarrollo de varios proyectos, las perspectivas para este curso son muy buenas tanto académico como investigador. Tenemos más de quinientos alumnos de nuevo ingreso en titulaciones de grado, más unos 120 que esperamos para los másteres, con lo que serán unos 1.500 estudiantes en total. Los dobles grados son la principal apuesta para el curso 2014-2015, con dobles titulaciones en ADE, Relaciones Internacionales, Derecho y Economía.  Además  están las titulaciones que ya se impartieron en el curso pasado ADE, ADE Bilingüe, Derecho, Comunicación, Economía, Ingeniería Electromecánica.  En total serán hasta ocho dobles para completar una oferta de diecinueve titulaciones de grado.

Manuel Bellido: ¿Qué otros servicios complementarios ofrecerá Loyola este curso?´

Gabriel Pérez Alcalá: Tenemos una apuesta estratégica por la internacionalización y la empleabilidad. El Servicio de Relaciones Internacionales ya tiene convenios con más de cien universidades de todo el mundo para llevar a cabo intercambios académicos que van más allá del Programa Erasmus. Queremos un alumnado internacional, pero también queremos un claustro internacional y un personal de administración y servicios con perfil internacional. Y el acuerdo con Loyola Chicago es el mejor ejemplo. Por otro lado, el Servicio de Empleabilidad y Emprendimiento ofrece prácticas en empresas y tiene un programa de colaboración con los procesos de selección de varias multinacionales. Y por supuesto, estamos muy volcados con el emprendimiento empresarial: hemos firmado un acuerdo de colaboración con Founder Institute y otro con Santa Clara University, de tal manera que aquellas personas que tengan iniciativa empresarial tengan una vía para poder crear su propia empresa.

Manuel Bellido: Como rector, ¿qué deseo tiene para este curso?

Gabriel Pérez Alcalá: Una cosa muy sencilla: que el Ministerio escuche a los rectores y que haya un poco más de sensatez en las relaciones.l

Manuel Bellido

 

Posts relacionados