Entrevistas

Entrevista a Elías Atienza director general de la Corporación Tecnológica de Andalucía

posted by @mbellido 7 noviembre 2014

“En Andalucía tenemos un nivel de conocimiento extraordinario”

Corporación Tecnológica de Andalucía nació en octubre de 2005 con el propósito de favorecer la transferencia de conocimiento entre las Universidades y el tejido empresarial, en el convencimiento de que esta relación es crucial para garantizar la competitividad. En esta conversación con Elías Atienza, director general de la Corporación, se hace un balance de estos nueve años, de los logros, de los proyectos y de esta apuesta por la I+D+i como herramienta fundamental de competitividad

Manuel Bellido: ¿Qué balance hace de los nueve primeros años de CTA?

Elías Atienza: Corporación Tecnológica de Andalucía (CTA) nació para dar respuesta a una necesidad que tenían las empresas. Hemos sabido canalizar un deseo y necesidad que tenían la Universidad y las empresas andaluzas: pusimos la autopista y ambas han sabido responder y establecer un flujo efectivo. Ese flujo al principio era económico y ahora es de conocimiento y confianza. CTA ha financiado ya más de medio millar de proyectos de I+D+i empresarial  que han movilizado más de 400 millones de euros en innovación. Ha cumplido nueve años en octubre consolidada como un modelo de desarrollo de la I+D+i regional que ha sido alabado y analizado para exportarlo por otras comunidades autónomas y otros países.

Manuel Bellido: ¿Está satisfecho con esa labor realizada por CTA para acercar al mundo científico y el empresarial?

Elías Atienza: Más de un millar de investigadores de más de 300 grupos de investigación están trabajando ya en proyectos CTA y, por ello, han recibido casi 75 millones de euros. En los inicios de la Corporación, muchas empresas consideraban nuestra exigencia de colaborar con grupos públicos de investigación una imposición, pero, con el tiempo, han descubierto que se trata de una oportunidad y han incrementado la subcontratación media de estos grupos por encima de los mínimos exigidos, han cerrado acuerdos estables, cátedras universitarias…  La Universidad andaluza también está haciendo un gran esfuerzo por favorecer ese acercamiento. La relación está encauzada, aunque hay que fortalecer los lazos. Hace unos años, Empresa y Universidad se miraban con recelo, pero cada vez son más los casos de colaboración estable entre empresas que tienen una estrategia de I+D+i y grupos de investigación universitarios. Aquellos que prueban esta cooperación, suelen descubrir que les resulta realmente útil y provechosa. La Fundación para la innovación tecnológica Cotec acaba de publicar una “nota de innovación” sobre CTA como caso de éxito “de estructuración de la cooperación Universidad-Empresa en I+D+i”.

Manuel Bellido: ¿Cuáles son las principales trabas que hacen que la innovación no avance en España a la velocidad que debería?

Elías Atienza: Por un lado, las Administraciones deberían preservar la innovación con más celo que muchas otras partidas, porque no puede contemplarse como un gasto suprimible, sino como una inversión necesaria a medio y largo plazo. Son necesarias políticas de innovación comprometidas y estables. La actual crisis económica ha planteado un desafío de competitividad global. Por otra parte, falta cultura de innovación empresarial y hay que desmitificar la innovación. Toda empresa surge al fin y al cabo de una solución innovadora, ya que nace para satisfacer una necesidad del mercado que no estaba cubierta, es decir, para ofrecer algo nuevo. La innovación no es un lujo reservado a grandes empresas ni sólo se produce encerrada en laboratorios entre batas blancas. La innovación parte del conocimiento que se genera gracias a la investigación, pero necesita el empuje emprendedor para transformar ese conocimiento en una solución capaz de llegar al mercado. Para la economía española es fundamental que las pymes asuman la cultura de la innovación, ya que representan más del 95% del tejido productivo. Habría que fomentar la cultura de la innovación no sólo entre las empresas, sino también en el sistema educativo y desde las etapas infantiles. En la Corporación tenemos muchos casos de pequeñas y medianas empresas muy dinámicas e innovadoras. Para abordar la innovación con éxito, las pymes deben apoyarse en la cooperación: cooperación con otras empresas como socios tecnológicos o capitalistas y cooperación con la Universidad para acceder a nuevo conocimiento de calidad que su reducida estructura no podría generar ni financiar. La cooperación ayuda a las empresas a abordar proyectos de mayor envergadura que no podrían plantearse en solitario. Sería necesario facilitar la difusión de las fuentes de conocimiento, que las empresas conozcan la oferta tecnológica de las universidades.

Manuel Bellido: Determinadas actividades humanas se van a ver afectadas de manera profunda y rápida por el ritmo de algunos cambios tecnológicos. ¿Están preparadas nuestras empresas?

Elías Atienza: Yo pienso que sí. Es necesario arrastrar a una mayor parte del tejido productivo, pero soy optimista y creo que el sector empresarial andaluz tiene que evitar los complejos. Es llamativo cómo una vez que inician su apuesta por la innovación, las empresas hacen grandes esfuerzos por mantenerla. Nosotros estamos especialmente orgullosos y agradecidos del esfuerzo de nuestras empresas miembros.

Manuel Bellido: ¿Qué sectores andaluces tienen más necesidad de innovar?

Elías Atienza: Todos los sectores deben innovar. Ya no podemos hablar de sectores aislados, porque si uno de ellos avanza, probablemente tirará de otros con los que está relacionado. Andalucía tiene un gran potencial para competir a nivel global en áreas con mayor componente tecnológico, como las TIC, la biotecnología o las energías renovables, pero también en sectores más tradicionales, como el agroindustrial, el de la edificación y obra civil o el turístico, que, por su aportación al PIB regional, es fundamental que también asuman el compromiso de la innovación para conseguir una recuperación duradera y sostenible. Andalucía tiene que aprovechar su bagaje y sus potencialidades e intentar sacarles el máximo partido de la mano de la innovación.

Manuel Bellido: Cada vez se habla más de innovación ligada a la internacionalización, ¿realmente son las llaves del éxito?

Elías Atienza: Son diferentes maneras de enfocar una misma realidad que es innegable: el contexto de la actividad económica ya no es nuestro mercado nacional sino todo el planeta. Los productos y servicios que vendo difícilmente darán una larga vida a mi negocio si no son competitivos a nivel global. Para ello, la innovación es una herramienta fundamental, ya que permite conseguir mejoras en los productos y servicios respecto a la competencia. Pero no sólo hay que pensar en la globalización como amenaza sino como gran oportunidad: puedo buscar las alianzas, nuevos mercados, materias primas, mano de obra y conocimiento allí donde son más competitivos. Es importante tener una perspectiva internacional de mi negocio.

Manuel Bellido: El talento forma parte de la realización profesional y social de cualquier país. ¿Cómo anda de talento Andalucía?

Elías Atienza: En Andalucía tenemos un nivel de conocimiento extraordinario. El problema es que no lo hemos sabido vender. La primera carencia ha sido no creer en nosotros mismos.

Manuel Bellido: ¿Tienen oportunidades reales las empresas andaluzas en el Horizonte 2020?

Elías Atienza: Precisamente, el nuevo programa marco de ayudas a la innovación de la UE, el Horizonte 2020, nos obliga a estar preparados para cooperar y además con una perspectiva global, para poder participar en los consorcios que optan a esta financiación. Por lo tanto, es una oportunidad tanto para innovar como para afrontar la internacionalización. Horizonte 2020 (H2020), con 78.600 millones de euros de presupuesto para el próximo septenio, es uno de los instrumentos clave de la Unión Europea -aunque no el único- dentro de su nuevo escenario estratégico 2014-2020 (Europa 2020) para relanzar a través del liderazgo en I+D+i y su puesta en valor la competitividad y crecimiento del tejido industrial europeo, su equiparación al de países como Estados Unidos o Japón y la inducción acelerada en la creación de empleo. Por todo ello, más aún en el actual contexto de crisis, H2020 debe ser entendido como una gran oportunidad de posicionamiento, financiación y apoyo a la aceleración de la puesta en valor y aplicación práctica de resultados de I+D+i.

Manuel Bellido:  ¿Qué sectores andaluces tienen más posibilidades de alinearse con la política industrial europea?

Elías Atienza: Corporación Tecnológica de Andalucía (CTA) ha publicado un informe sobre ‘Andalucía ante los retos de la política industrial europea’ con el fin de aportar una descripción argumentada de la situación y oportunidades de esta región en el marco de las prioridades fijadas por la Comisión Europea. Entre las principales conclusiones, el informe detecta que las líneas prioritarias de la política industrial europea en las que Andalucía tiene mayor potencial son el mercado de bioproductos y las redes inteligentes, mientras que la construcción sostenible y el transporte limpio pueden ser sectores de oportunidad y las tecnologías limpias y tecnologías facilitadoras son las áreas en las que la región tiene una posición menos competitiva, por lo que habría que estudiar fórmulas para dotarla de las capacidades necesarias.

Manuel Bellido: ¿Qué nuevos retos se plantean?

Elías Atienza: En la actualidad, la Corporación está evolucionando hacia un nuevo modelo más autosuficiente y capaz de generar conocimiento. Las propias empresas nos lo pidieron en un Patronato. Nos plantearon un salto con visión estratégica de futuro e internacionalización. Tras acreditarse como centro tecnológico avanzado, CTA está trabajando para evolucionar hacia la excelencia, desarrollar nuevos servicios, conseguir nuevas fuentes de financiación y consolidarse como un referente en transferencia de tecnología. Entre los nuevos servicios de CTA, destacan la evaluación de proyectos de I+D+i y planes de negocio innovadores, el asesoramiento en cooperación tecnológica y empresarial para el desarrollo, la búsqueda de financiación para proyectos innovadores, el apoyo técnico a la internacionalización de empresas hacia nuevos mercados, estudios y diagnósticos de competitividad, diseño de estrategias de colaboración público-privadas o gestión y apoyo en la comercialización de I+D+i, entre otros.

Manuel Bellido: ¿Un deseo para el tejido empresarial andaluz?

Elías Atienza: Que apuesten de manera decidida por la I+D+i y comprueben su potencial como herramienta de competitividad.

Manuel Bellido

Posts relacionados