Entrevistas

Entrevista a David Páez, director de Desarrollo de Negocio de Corporación Tecnológica de Andalucía (CTA)

posted by @mbellido 23 mayo 2017

“El emprendimiento tecnológico debe aprovechar la financiación disponible a su medida

 

Manuel Bellido: Las empresas incipientes basadas en innovación y tecnología tienen gran capacidad de generar riqueza y empleo, pero atraviesan una etapa crítica en la que muchas quedan en el camino, ¿por qué?

David Páez: El emprendimiento innovador y tecnológico, sin duda, es el más arriesgado, porque en él se conjugan las incertidumbres asociadas a arrancar un nuevo negocio con las asociadas a la introducción en el mercado de un nuevo servicio o producto antes no comercializado. Sin embargo, efectivamente son las iniciativas empresariales con mayor capacidad de crear, más rápidamente y de forma más notable y sostenible, riqueza y empleo. Todo el mundo conoce qué ha sucedido en la bahía de San Francisco, en EE. UU., en Corea del Sur o en Finlandia. Un punto crítico en su desarrollo está en la obtención de financiación suficiente para atravesar el famoso “valle de la muerte”, que es el período desde que logran un desarrollo comercializable hasta que consiguen unos primeros clientes que demuestren al mercado la validez e interés de su producto/servicio.

Manuel Bellido: Como experto en innovación empresarial, ¿cómo les aconseja afrontar ese momento?

David Páez: Deben analizar adecuadamente el segmento de mercado al que dirigirse, apuntar bien, configurar una oferta atractiva en términos de valor absoluto al cliente, cargar buena munición y lograr rentabilizar económicamente su producción, que no les tiemble el pulso. En los últimos años, las administraciones públicas europeas se han dado cuenta de que los canales de financiación empresariales convencionales no daban respuesta a las necesidades de este sector empresarial, por lo que han desarrollado instrumentos específicos para cubrir las “disfunciones” del mercado. Los emprendedores tecnológicos deben conocer sus ventajas y limitaciones, y aprovecharlos adecuadamente para aumentar sus posibilidades de éxito empresarial. Estos instrumentos pueden llenar sus cantimploras el tiempo suficiente para salir del citado “valle de la muerte”.

Manuel Bellido: ¿Qué fuentes de financiación hay disponibles?

David Páez: Para una empresa que opere en Andalucía, existen vías de financiación procedentes de administraciones regionales, estatales y europeas. Incluso algunos ayuntamientos, como el de Málaga, están desarrollando ayudas específicas para emprendedores tecnológicos. La Junta de Andalucía dispone de los fondos de SOPREA y desde Inverseed sacará en breve una línea de apoyo específica para emprendedores tecnológicos. El Ministerio de Economía, Industria y Competitividad, a través de ENISA, tiene líneas de crédito muy interesantes abiertas todo el año para emprendedores, y a través de CDTI está a punto de abrir la convocatoria 2017 del programa Neotec, un programa específico para este tipo de empresarios que concede incluso financiación a fondo perdido. La Comisión Europea, en su programa marco de apoyo a la I+D+i Horizonte 2020, también tiene reservada partidas presupuestarias específicas para este tipo de empresas, a través del Instrumento PYME.

Manuel Bellido: ¿Por qué no aprovechan los emprendedores tecnológicos todas estas ayudas?

David Páez: Primero, porque la mayoría no las conocen. Es normal, tienen pocos recursos y están muy centrados en validar sus servicios o productos y en venderlos, como debe ser, ya que en eso deben enfocar la mayor parte de sus esfuerzos. Pero, aún conociéndolas, un problema habitual es que muchas de estas empresas recién creadas o en gestación no saben cómo abordar estas convocatorias, cómo demostrar un plan de negocio sostenible, etc. Suelen ser proyectos muy fuertes tecnológicamente porque se basan en una solución tecnológicamente innovadora, pero no tienen un planteamiento financiero lo suficientemente robusto o un plan de explotación comercial maduro. Además, se trata de proyectos con una plantilla muy reducida, en ocasiones una o dos personas, que suelen tener una alta cualificación en una materia determinada, pero no abarcan todas las áreas que implica la gestión de un negocio: finanzas, marketing, gestión, etc.

Manuel Bellido: ¿Qué les aconseja al respecto?

David Páez: Primero, que planifiquen con la máxima antelación posible sus necesidades de financiación futura, que afronten la realidad. Cuanto más tarde se pongan a buscar financiación, más probable es que no la encuentren o lo hagan en peores condiciones. Y luego que recurran a apoyo especializado, para hacerlo de la forma más eficiente.

Manuel Bellido: ¿Cómo apoya CTA el emprendimiento?

David Páez: Corporación Tecnológica de Andalucía presta servicios de asesoramiento a nuevas iniciativas empresariales basados en conocimiento y tecnología, primero para robustecer y mejorar su modelo de negocio, y segundo para ayudarles en el proceso de captación de fondos, financiación e inversión. Los expertos de CTA analizan el modelo de negocio de la empresa, evaluando aspectos tecnológicos, financieros y de mercado y proponen mejoras que se traducirán en resultados. Además, CTA acompaña al emprendedor en la captación de financiación de origen público específica para empresas innovadoras, de programas regionales, nacionales o europeos, así como en la captación de inversión pública o privada. Asimismo, acompañamos en la traducción de retos tecnológicos en proyectos de I+D+i, en la búsqueda de socios tecnológicos, o en la colaboración con grandes empresas tractoras, buscando siempre mecanismos de financiación de apoyo a estas actividades.

Manuel Bellido: Por repasar algunos instrumentos que ha citado, ¿qué ventajas ofrece el programa Neotec?

David Páez:El programa Neotec ofrece ayudas para apoyar la creación y consolidación de empresas de base tecnológicas (EBT). El aspecto más relevante en las propuestas apoyadas por esta línea debe ser una estrategia de negocio basada en el desarrollo de tecnología, basándose en la creación de líneas de I+D+i propias. La característica fundamental de este tipo de ayudas es que no financia un proyecto de I+D+i, sino un plan de empresa, de manera que los gastos subvencionables son todos aquellos que, incluidos en dicho plan, sean necesarios para el desarrollo del proyecto empresarial innovador. Se trata de una ayuda muy atractiva, por lo que el grado de concurrencia de las empresas, a nivel nacional, es muy alto, y las exigencias y requisitos que impone el CDTI para la obtención también lo son.

Manuel Bellido: ¿Y la financiación de Enisa?

David Páez: El préstamo Enisa es una de las alternativas financieras más interesantes para la consecución de fondos para las pymes españolas, siempre que sean viables e innovadoras. Se articula mediante la figura del préstamo participativo, que se sitúa entre el tradicional préstamo bancario y el capital riesgo, tomando lo mejor de cada uno de ellos. Larga duración, amplias carencias, una parte del interés vinculada a la evolución de la empresa, ni avales ni garantías y gastos financieros deducibles del impuesto de sociedades son algunas de las grandes ventajas. La obtención de este préstamo es vista con buenos ojos por otras fuentes de financiación e inversión porque fortalece el balance, e incluso ayuda a la consecución de otras ayudas públicas. En Andalucía, Soprea tiene instrumentos similares a disposición de las empresas.

Manuel Bellido: ¿Pueden acudir a más de uno de estos programas?

David Páez: Sí. De hecho, la mayoría son compatibles entre ellos y pueden ir ayudando sucesivamente a la empresa a crecer. Lo importante es saber cuándo recurrir a cada instrumento, ya que el orden de solicitud sí importa porque haber accedido a uno de ellos te puede facilitar el acceso de otro, pero no al revés.

Manuel Bellido

 

Bio

Ingeniero Industrial y Máster en Sistemas de Ingeniería Térmica por la Universidad de Sevilla, es, desde enero de 2015, director de Desarrollo de Negocio de CTA. Anteriormente, fue responsable técnico del sector Edificación y Obra Civil en CTA, donde ha sido evaluador y asesor de proyectos de I+D+i en los sectores industrial, construcción y energético tanto a nivel autonómico como estatal y europeo. Cuenta con más de 15 años de experiencia en la ejecución y gestión de proyectos empresariales de I+D+i. Es Profesor Asistente Honorario del Departamento de Ingeniería Energética de la Universidad de Sevilla, donde en el pasado ejerció labores docentes e investigadoras, y fue director técnico en una consultora de tecnología energética y segur

Posts relacionados