Entrevistas

Entrevista a David Páez, director de Desarrollo de Negocio de Corporación Tecnológica de Andalucía (CTA)

posted by @mbellido 12 julio 2016

“La I+D+i de la empresa debe orientarse a mejorar la cuenta de resultados”

Manuel Bellido: ¿Cómo es el perfil de la empresa innovadora?

David Páez: Las empresas más innovadoras se pueden definir por su visión, su tamaño o sector. Sin duda, lo principal es la visión: en el ADN de una empresa innovadora está una visión estratégica, una preocupación por su competitividad el día de mañana, por crecer y ser viable a largo plazo. En segundo lugar, aunque es cierto que cualquier empresa debe innovar y que hay empresas innovadoras de todos los sectores y de cualquier tamaño, diferentes estudios muestran que las más activas son aquellas que tienen entre 50 y 200 empleados, lo suficientemente grandes para tener una mínima estructura y lo suficientemente pequeñas para reaccionar con agilidad y flexibilidad ante cambios. En cuanto al sector, los que más suelen sonar son TIC, biotecnología y producción industrial, aunque como decía, todos los sectores están llamados a innovar.

Manuel Bellido: ¿Cuáles son las principales barreras de la innovación para las empresas andaluzas y cómo vencerlas?

David Páez: En mi opinión, las principales barreras son internas, porque el contexto actual invita a innovar. En primer lugar, es una gran traba considerar la innovación como una actividad desacoplada del resto de actividades de la empresa y no alinearla con la estrategia general del negocio. Otra gran barrera son los “tiempos de medición”; la innovación suele ofrecer frutos a medio y largo plazo y a veces las empresas abandonan nuevos desarrollos antes de la cuenta. Por último, otro gran obstáculo es la falta de especialización, en general, en la gestión de la innovación en directivos y mandos intermedios. De ahí, la oportunidad de recurrir a especialistas que asesoren adecuadamente a la empresa para que su estrategia de I+D+i tenga éxito.

Manuel Bellido:¿Y, por contra, los motores?

David Páez: Existen tres principales: por un lado, el propio mercado, ya que la gran competencia actual en la mayoría de los mercados obliga a las empresas a desarrollar nuevos productos y servicios si quieren mantener su cuota o aumentarla. En segundo lugar, el acceso a la información, ya que cada vez la información fluye a más velocidad y la traslación de conocimiento y tecnología de unos sectores a otros es más fácil. Por último, la producción científica, que crece exponencialmente, ofreciendo a las empresas nuevo conocimiento que llevar al mercado.

Manuel Bellido:¿El apoyo público no es un motor?

David Páez: Más que un motor, yo lo consideraría un facilitador que ayuda a reducir las barreras y a potenciar los motores de la innovación, pero es cierto que existen muchos instrumentos de apoyo público (regional, nacional y europeo) a la innovación empresarial en la actualidad que hay que aprovechar.

Manuel Bellido: ¿El mejor consejo para afrontar la innovación en la empresa?

David Páez: Es fundamental dirigir la innovación de la empresa a mejorar su cuenta de resultados, teniendo en cuenta que se trata de una apuesta a medio/largo plazo. Para ello, es fundamental plantear una visión estratégica de la innovación adecuada al negocio, plantear una operativa encaminada a la consecución de objetivos, dedicar recursos especializados y apoyarse en asesores especialistas. Además, la colaboración es clave. Los modelos de innovación abierta han demostrado ser los más eficientes, por lo que, para innovar, es fundamental saber colaborar con los agentes científicos, con los clientes y proveedores, pero también incluso con la propia competencia.

Manuel Bellido: ¿Es cierto que innovación e internacionalización son un binomio con éxito asegurado?

David Páez:Innovación e internacionalización se retroalimentan y tienen en común una palabra clave: la competitividad. No sólo la innovación es un elemento clave para poder competir en un mercado global, ya que permite a la empresa diferenciarse, sino que el propio desarrollo de proyectos de innovación es una vía muy útil para la apertura internacional de la empresa, por ejemplo, a través de la participación en proyectos con financiación europea de I+D+i, ya que se establecen relaciones con socios internacionales que pueden ser potenciales clientes o aliados en otros mercados… Las empresas más internacionalizadas están obligadas a innovar de manera continua.

Manuel Bellido: ¿Es posible medir el impacto de la innovación?

David Páez: Es posible y necesario. Precisamente, uno de los grandes problemas de las empresas es que no cuantifican bien ni los esfuerzos ni los resultados de su I+D+i. No es tarea fácil, porque muchos resultados son intangibles, pero tienen un grandísimo valor. Por supuesto, es posible medir el impacto y desde CTA ayudamos a poner en valor todo el esfuerzo realizado. Nuestra metodología propia de medición del impacto de los proyectos que financiamos, que desarrollamos en colaboración con Deloitte, indica que, por cada euro gastado por las empresas, se genera 1,46 euros de PIB en Andalucía y un 23% del presupuesto retorna a la Hacienda Pública a través de los impuestos.

Manuel Bellido: En muchos foros se está hablando de la Compra Pública de Innovación como una herramienta en auge, ¿por qué?

David Páez: Se trata de una herramienta muy valiosa para poner fin al círculo vicioso en el que la empresa dice que haría algo nuevo si alguien se lo comprara, mientras la Administración afirma que lo compraría si alguien lo hiciera… La Compra Pública de Innovación permite a la Administración orientar la I+D+i empresarial a satisfacer sus necesidades. Existen una gran cantidad de herramientas de apoyo público a la innovación desde el lado de la oferta, como incentivos y subvenciones para las empresas que desarrollen I+D+i. La CPI, sin embargo, ayuda desde la demanda: la Administración no financia actividades de I+D+i, sino que directamente compra resultados de innovación. Esta forma de promover la innovación desde la demanda debería crecer porque beneficia al ciudadano (mejora el servicio público), hace más eficiente a la Administración y más competitivas a las empresas.

Manuel Bellido

BIO

David Páez Rodríguez, ingeniero industrial y Máster en Sistemas de Ingeniería Térmica por la Universidad de Sevilla, es, desde enero de 2015, director de Desarrollo de Negocio de CTA. Anteriormente, fue responsable técnico del sector Edificación y Obra Civil en CTA, donde ha sido evaluador y asesor de proyectos de I+D+i en los sectores industrial, construcción y energético tanto a nivel autonómico como estatal y europeo. Cuenta con 15 años de experiencia en la ejecución y gestión de proyectos empresariales de I+D+i. Es profesor asistente honorario del Departamento de Ingeniería Energética de la Universidad de Sevilla, donde en el pasado ejerció labores docentes e investigadoras, y fue director técnico en una consultora de tecnología energética y seguridad industrial.

Posts relacionados