Entrevistas

Entrevista a Santiago Herrero, presidente de la CEA

posted by @mbellido 8 marzo 2012

“Hacen falta más empresas en Andalucía porque con más tejido productivo se obtienen mejores resultados de empleo”

Santiago Herrero, presidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía, afirmó en su informe a la Asamblea General Ordinaria de la CEA, organización empresarial andaluza, que se debe llevar a cabo “una regeneración total de la vida política, económica y social de Andalucía para sentar las bases de nueva sociedad que nos permita salir de la situación económica que padecemos, y en la que la sociedad andaluza y el colectivo empresarial deben responder en este momento histórico”. Herrero añadió que no podemos ni debemos aceptar “una sensación de fracaso o derrota, una especie de maldición por la que Andalucía no pudiese salir de los puestos de cola de los diferentes rankings económicos”. Frente a esta situación propuso la adopción de “medidas imaginativas, valientes, ágiles, tendentes a acometer de forma rápida los problemas que tenemos”.

Agenda de la Empresa: Comienza un nuevo curso político en Andalucía, ¿qué balance hace del que ahora termina?
Santiago Herrero: Las organizaciones empresariales somos independientes de la política y centramos nuestra actuación en la defensa de los intereses de los creadores de riqueza y empleo. Nos interesa, por tanto, el curso político en tanto en cuanto repercute en la vida diaria de las empresas. En este sentido, el balance es negativo y preocupante. La actividad económica ha decaído hasta límites alarmantes, se han cerrado más de 30.000 empresas, y la cifra del paro supera el millón de personas. Ante estos datos, la cuenta de resultados de la legislatura arroja una curva muy descendente. A todos se nos ha encogido el ánimo al comprobar, mes tras mes, cómo la crisis económica se inmiscuye en nuestras vidas y oscurece el porvenir.

A.E.: ¿Qué espera de este 2012 y qué espera del Gobierno que ahora salga?
S.H.: Lo importante no es lo que yo espere del presente año, sino constatar lo que auguran los organismos económicos internacionales y las previsiones oficiales. Entramos en un período de recesión económica, por lo que las perspectivas no son nada halagüeñas. Y del Gobierno que salga de las urnas lo esperamos todo; es decir, que se ponga manos a la obra, asuma seriamente su responsabilidad y acometa los cambios necesarios para que, cuanto antes, sea posible hablar de recuperación. En este sentido, considero que es imprescindible un cambio en la política económica, para lo cual contará, como siempre, con la colaboración de la Confederación de Empresarios de Andalucía.

A.E.: ¿Cómo definiría la situación actual de la economía española? ¿Y la andaluza?
S.H.: Hemos entrado en el quinto año de crisis económica, y seguimos sin saber hasta cuándo durará esta convulsión generalizada. Parece claro que estamos ante una nueva situación, un fin de ciclo, que nos obliga a un replanteamiento general nuevo y diferente, y con un horizonte de perspectivas y dimensiones desconocidas. Se ha producido recientemente un cambio de gobierno, y el nuevo ejecutivo está adoptando medidas valientes que suponen en sí mismas una corriente de esperanza. A pesar de ello, todavía no podemos aventurar un horizonte cercano en el que se atisbe la ansiada recuperación. El año 2011 ha sido para olvidar, y el 2012 parece que no presenta un horizonte más esperanzador. Andalucía sufre las peores consecuencias de la crisis porque su estructura productiva es más débil y está sometida a profundos desequilibrios, entre los que destaca el altísimo nivel de desempleo.

A.E.: La economía continúa decreciendo en España y las previsiones no son muy positivas… ¿qué se ha hecho mal y que se está haciendo mal?
S.H.: Es verdad que la crisis es global y que, en mayor o menor medida, incide en todos los países desarrollados. En un mundo globalizado e interconectado, ha afectado al crecimiento de todos los países y al comercio mundial, pero no es menos cierto que los efectos han sido muy diferentes. Basta un botón de muestra: en el mismo área económica y con la misma moneda, Alemania tiene una tasa de paro del 6,7%; España, del 22,9%, y Andalucía, del 31,23%. Y un dato más: de junio de 2007 a septiembre de 2011, la tasa de desempleo en nuestro país se ha incrementado más de 13 puntos, mientras que en Alemania bajó dos puntos. Es evidente que España está sufriendo la crisis con más intensidad que ningún otro país: junto al desempleo, no olvidemos los datos de cierres de empresa, que ha alcanzado la cifra de 177.000 negocios, según las cifras oficiales referidas a enero de 2011. Con las últimas previsiones, España acabará el año 2013 con un nivel de actividad similar al año 2006, lo que significa que siete años han quedado borrados a efectos de crecimiento. Se han destruido casi tres millones de empleos, se han perdido cinco puntos del PIB; y lo peor es que la historia continúa. ¿Qué hemos hecho mal en este escenario de crisis? No reconocer su existencia en el momento adecuado, ni adoptar, entonces, las reformas estructurales que el país necesitaba.

A.E.: Hemos alcanzado en Andalucía el millón parados. ¿Cómo valora este dato? ¿Por qué destruimos tanto empleo? ¿Qué hacer para incentivar la contratación?
S.H.: Por desgracia, el millón de parados se valora por sí solo: Andalucía atraviesa un momento de auténtica alerta roja. Todas las previsiones apuntan que en el presente año continuaremos estancados y descolgados del grupo de las comunidades más dinámicas. Y destruimos empleo porque tenemos un serio problema de competitividad, de tal modo que crecemos con rapidez en época de bonanza y retrocedemos velozmente en situación de crisis. Y ello nos obliga a reflexionar sobre las bases necesarias para el futuro, que, a nuestro juicio, pasa por una regeneración total de la vida política, económica y social de Andalucía.

A.E.: ¿En qué medida va a contribuir a revertir la situación o atenuarla el pacto salarial firmado recientemente?
S.H.: Yo me atrevería a hablar de la reforma laboral acordada por el Gobierno, que considero de mayor calado: acometer la reforma laboral era una necesidad de este país, suficientemente avalada por un mercado de trabajo con más de cinco millones de parados, un 26% de temporalidad y el 50% de jóvenes en desempleo. Las organizaciones empresariales hemos valorado en líneas generales esta reforma como positiva y acertada, en tanto que consideramos que va encauzada de manera adecuada hacia el objetivo de conseguir que nuestro mercado de trabajo ofrezca posibilidades reales para mejorar la productividad y competitividad de las empresas, y, sobre todo, para poner en marcha una pronta recuperación del empleo. En definitiva, para mejorar la eficiencia y flexibilidad de nuestro mercado de trabajo.

A.E.: ¿Qué es más preocupante, la falta de financiación o la falta de iniciativa?
S.H.: Todo es preocupante en la situación actual, pero estamos de acuerdo en que la financiación es el motor de la economía y el combustible que permite el desarrollo de las empresas. Andalucía no cuenta, es verdad, con una mentalidad emprendedora que haya calado definitivamente en la sociedad, pero la falta de financiación impide que las empresas puedan llevar a cabo su actividad diaria. Es imprescindible, por tanto, que se restablezca el crédito, y, al mismo tiempo, que la iniciativa empresarial forme parte de las preocupaciones de las nuevas generaciones.

A.E.: ¿Cree que Andalucía y los andaluces son conscientes de la situación real?
S.H.: Sin duda alguna, los andaluces son conscientes de la extrema gravedad de la crisis económica. De una u otra manera, el drama del paro nos afecta a todos, porque todos tenemos a un familiar o amigo que sufre el desempleo. Los andaluces conocen la situación extrema de miles de pequeñas y medianas empresas que están haciendo lo posible para defender los puestos de trabajo. Creo que una crisis de la magnitud de ésta responsabiliza a toda la población.

A.E.: Se dice que en el autoempleo está la única salida a la actual situación de crisis pero autónomos siguen siendo el colectivo peor tratado por la Administración en España, ¿es contradictorio?
S.H.: Puede parecer, en efecto, contradictorio, pero seguimos pensando que una apuesta decidida por el autoempleo puede contribuir a frenar la sangría del paro. Asimismo, las organizaciones empresariales trabajamos para que el colectivo de autónomos tenga cada vez un mayor reconocimiento por parte de las administraciones públicas; en este sentido, creo que se están dando pasos esperanzadores para este amplio sector de creadores de empleo.

A.E.: Andalucía, pese a su desarrollo, continúa estando sólo por delante de Extremadura en renta per cápita. ¿Cuánto tiempo seguiremos en esa situación? ¿Qué se puede hacer para mejorar nuestra posición en España?
S.H.: No soy adivino, pero no parece previsible que la situación que padece Andalucía tenga arreglo a corto plazo. Los empresarios pretendemos que se establezcan las bases para un desarrollo estable que nos permita salir de la situación actual. Lo primero que hay que hacer es cambiar de política económica, conceder a la empresa la importancia capital que tiene y poner en marcha las reformas estructurales que necesita nuestra sociedad. Solo así será posible hablar de cambios positivos a medio plazo.

A.E.: Sólo en Andalucía el Gobierno debe al sector de la construcción casi 2.000 millones de euros y 1.900 millones al sector sanitario. ¿Cómo se arregla este agravio?
S.H.:Confiamos en que las medidas anunciadas por el Gobierno para contrarrestar la morosidad pública surtan efecto en el menor tiempo posible. De todos modos, este agravio, que tanto perjudica al normal desenvolvimiento de las empresas, se ha resuelto en otros momentos con el establecimiento de una mesa de negociación y un calendario de pagos posible y viable. Sea como fuere, lo cierto es que la morosidad perjudica gravemente a las empresas, y resulta inadmisible que una empresa deba cerrar a causa de la morosidad pública.

A.E.: ¿Cuáles son las principales demandas que actualmente plantean los empresarios?
S.H.: En junio del pasado año reunimos en Sevilla a más de 3.500 empresarios de toda Andalucía a favor de la empresa. Fue la expresión del compromiso del colectivo empresarial, convencido de que la iniciativa privada es el mejor instrumento para resolver la crisis. Hacen falta más empresas en Andalucía porque con más tejido productivo se obtienen mejores resultados de empleo. Y pedimos una regeneración social y económica para que esta tierra pueda situarse al mismo nivel que las regiones más competitivas de Europa.

Manuel Bellido

Posts relacionados