Entrevistas

Entrevista a Rafael Rodríguez consejero de Turismo y Comercio

posted by @mbellido 3 julio 2013

“No queremos hacer política de laboratorio”

Entrevista a Rafael Rodríguez. Repasamos con el consejero de Turismo y Comercio el primer año de legislatura haciendo un recorrido por las acciones impulsadas desde la Consejería para reforzar la competitividad turística y comercial de Andalucía. Un año que el consejero resume con tres palabras claves: participación con los sectores, racionalización presupuestaria e impulso a nuevas iniciativas

Manuel Bellido: ¿Una palabra que resuma el balance de este primer año al frente de la Consejería de Turismo y Comercio?

Rafael Rodríguez: Resumir este primer año en una sola palabra que no sea trabajo se quedaría corto. Destacaría tres elementos que han sido claves para nosotros en estos meses: la racionalización presupuestaria, la interlocución y la participación con el sector, y el impulso de nuevas actuaciones y nuevas iniciativas.

Manuel Bellido: ¿Qué esfuerzos se están haciendo desde la Consejería para alinear voluntades de actores y recursos en un proyecto común de turismo en Andalucía?

Rafael Rodríguez:El principal fruto de ese esfuerzo es el Pacto Andaluz por el Turismo, el primer pacto firmado en esta legislatura por los agentes sociales y una consecuencia lógica de la política de participación e interlocución que hemos abierto y que, aunque no garantiza que se acierte con nuestras políticas, quizás sí que nos equivocaremos menos. Estamos abiertos permanentemente en ese proceso de participación que se plasmó en el Pacto Andaluz por el Turismo y que también ha quedado reflejado en otros documentos como el Plan de Acción Turística en materia de promoción para el año 2013, el primer plan unitario de todos los operadores públicos y privados de Andalucía en materia de promoción turística.

Manuel Bellido: La Consejería ha estado celebrando en las últimas semanas una serie encuentros con representantes de los sectores turístico y comercial de cada provincia andaluza para analizar este primer año. ¿Qué objetivos se perseguían con estos encuentros y qué conclusiones han sacado de los mismos?

Rafael Rodríguez: Son encuentros que responden a la filosofía que hemos puesto en marcha desde la Consejería y que no es otra que “dar cuenta”, hacer balance permanentemente de nuestra gestión y hacerlo con los sectores y con las personas implicadas. Gobernar desde la izquierda significa gobernar con otras políticas pero también con otras prioridades y de otra forma, y ahí es donde tiene su protagonismo la participación y la rendición de cuentas. Por eso, coincidiendo con el final del primer año de legislatura, hemos considerado oportuno la celebración de estos encuentros abiertos con todos los interlocutores sociales y sectoriales que hayan querido participar para, por un lado hacer balance y, por otro, responder a sus inquietudes, recoger propuestas, valoraciones… Ha sido un proceso de ida y vuelta que nunca se había hecho hasta ahora en la Junta de Andalucía muy interesante el que se ha organizado y el que ha permitido entablar contacto con más de 500 personas. Creemos que es fundamental que la participación no se quede en palabras sino que quienes dicen esas palabras se sientan protagonistas en las conclusiones. Otro elemento que hemos querido poner en valor es el del capital humano e inteligencia acumulada en el personal de la Consejería, tanto funcionario como laboral. Eso significa que los borradores de todos los planes se han hecho con la participación y pluma de la gente de la casa, no hemos hecho ningún tipo de consultoría externa que hasta la fecha era muy habitual en esta Consejería. Ellos son ahora los que están yendo por las provincias para explicarles el borrador y, a partir de ahí, recoger propuestas… es fundamental que la participación sea efectiva. Sabemos que los planes que van a salir no sólo no van a desmerecer en nada otros planes que han elaborado consultores de prestigio sino que van a ser mucho más efectivos, no queremos hacer política de laboratorio sino política realizada del conocimiento que los propios funcionarios y el propio sector tienen de la realidad de Andalucía. Además de esta participación presencial hemos puesto en marcha una segunda vía que es la telemática abriendo una página web al servicio de la participación, www.turismonuevasideas.org donde se puede trasladar aquellas ideas e inquietudes que puedan sernos de utilidad para la elaboración de los diferentes planes que actualmente está elaborando la Consejería de Turismo y Comercio.

Manuel Bellido: ¿Cómo definiría hoy el destino turístico Andalucía?

Rafael Rodríguez: Como un destino formidable, un destino turístico que engloba todo lo que cualquier destino puede esperar. Y es que hoy día la fortaleza de los destinos turísticos modernos está en la diversificación porque cada vez más el turista es un turista más activo que busca elementos complementarios. Andalucía es uno de los pocos destinos que engloba en sí mismo todo lo que un visitante puede desear y ese es precisamente nuestro gran potencial. Por eso ya no se trata de potenciar tanto un segmento o un territorio específico sino de promocionar Andalucía como mosaico. Si a ese mosaico le sumas el clima como elemento fundamental, tenemos un destino turístico que objetivamente supera cualquier destino con el que lo puedas comparar y más hoy en día en el que ya no existen los destinos aislados, cualquier lugar del mundo puede ser un destino turístico por lo que para competir resulta imprescindible remarcar lo que te diferencia: la oferta de Andalucía que basarse en su diversidad.

Manuel Bellido : ¿Cuál diría que son hoy las debilidades de Andalucía como destino turístico?

Rafael Rodríguez: Es evidente que siempre hay elementos que corregir y hasta hace poco esa debilidad podía ser la falta de coordinación. Eso hoy día se está superando y de hecho hemos logrado hacer del Plan de Acción 2013 un plan unitario. Y como segundo punto destacaría la falta de conexiones aéreas directas que, objetivamente es una debilidad de cara al turismo internacional. Desde esta Consejería hemos planteado a AENA y al Ministerio de Fomento nuestra intención para colaborar en un plan de potenciación de la infraestructura aeroportuaria de Andalucía para ganar vuelos directos. En ello estamos trabajando llegando a acuerdos con compañías aéreas y touroperadores pero con muchas limitaciones ya que la Junta de Andalucía no es la administración competente en esta materia. Lo que sí tenemos claro es la filosofía con la que estamos trabajando y que estamos dejando claro a todo el mundo: Andalucía no financia aviones, financia pasajeros porque nuestro objetivo no es que vengan aviones sino que vengan aviones llenos de pasajeros. Hay compañías que lo están entendiendo y otras que no pero resulta paradójico que Andalucía sea uno de los territorios con una de las mejores infraestructuras aeroportuarias de España y que al mismo tiempo sea uno de los territorios más aislados por avión.

Manuel Bellido: ¿En qué posición estamos con respecto a otras regiones españolas como destino turístico vacacional, como gasto turístico y como número de turistas?

Rafael Rodríguez: Podemos decir que estamos en el nivel medio de España a nivel de ocupación y de gasto, a nivel de viajeros estamos por encima de la media. Si nos comparamos con destinos turísticos españoles, el que más compite con Andalucía por sus características es el valenciano, donde también el peso del turismo nacional es superior al internacional. Con respecto a Valencia, el año pasado tuvimos 21 millones de pernoctaciones de turismo nacional frente a los 14 millones que tuvo la comunidad valenciana. Es decir, somos líderes absolutos en el ranking del turismo nacional, todo ello con las dificultades evidentes que está teniendo el turista de nuestro país para poder viajar y que el año pasado fue el responsable de que no tuviéramos un año espectacular en Andalucía a nivel turístico porque disminuyó un 7%. En número absolutos nuestra Comunidad cerró el año pasado con cifras mejores a la media nacional de modo que hoy el turismo supone en Andalucía en torno al 12% del PIB, un sector que el año pasado generó unos 16.300 millones de euros con un incremento del 3,3% en términos reales, y que ocupa más de 322.000 personas en el sector servicios. Se puede decir que el turismo es pues un sector estratégico para la economía de Andalucía y es el sector que menos está sufriendo las consecuencias de la crisis.

Manuel Bellido: Muchos empresarios se quejan de la falta de líneas de crédito para la renovación de infraestructuras turísticas… ¿Qué se está haciendo desde la Administración en este sentido?

Rafael Rodríguez: Estamos trabajando en ello pero lo que no podemos hacer es milagros porque la máquina de hacer dinero no la tenemos nosotros. Lo que sí podemos hacer, y estamos haciendo, es facilitar el crédito para que este llegue a quienes realmente lo necesitan que son los pequeños empresarios, la microempresa, el autónomo… Esperamos que ahora en julio esté a disposición de todos estos una línea de crédito reembolsable de 50 millones de euros que ya está prácticamente cerrada con Hacienda y Empleo. No pretendemos cubrir grandes necesidades de inversión, sino necesidades básicas ya que nuestro objetivo con estos 50 millones es que lleguen a miles de empresas, no a cuatro empresas que lo absorban.

Manuel Bellido: Muchos operadores se quejan de la competencia desleal que se hace desde privados en la oferta de alojamiento. ¿Se puede hacer algo más frente a esta realidad?

Rafael Rodríguez: Esta competencia desleal es una realidad que no se puede atajar desde la legislación sectorial turística ya que es una responsabilidad de los inspectores de hacienda y de trabajo, es decir, de la economía sumergida y de la precarización laboral que todo ello conlleva. Los inspectores de turismo tienen unas competencias limitadas que se refieren básicamente a los establecimientos del registro de turismo de Andalucía, es decir, observan que cumplan los requisitos y la normativa establecida al efecto. Lo que no pueden hacer los inspectores de turismo, que tan sólo son 35 para toda la Comunidad, es intervenir por ejemplo en portales web privados que realizan sus ofertas sin ninguna legislación que les vincule. A partir de ahí estamos trabajando en un Plan de Inspección en colaboración con el sector para que nos marquen las prioridades y, entre todos, veamos cómo sacar el máximo partido a los inspectores que tenemos. Atajar también está competencia desleal pasa por incentivar para que aflore, ya que muchas veces existe cierto miedo a registrarse. Estamos modificando el reglamento del registro de Andalucía para que éste tenga más beneficios que penalidades.

Manuel Bellido: En estos momentos está en fase de elaboración el nuevo Plan General del Turismo Sostenible. ¿Es posible un modelo turístico sostenible desde la óptica económica, social y territorial?

Rafael Rodríguez: No sólo es posible sino que es imprescindible para la propia subsistencia del sector. España no puede competir vía precios porque no podemos equipararnos vía salario con el norte de África, con parte de Centroamérica o con la oferta turística asiática. Tampoco podemos competir vía playas porque nosotros tenemos buenas playas pero en Turquía, Marruecos o Túnez también las tienen, e incluso complejos hoteleros más modernos que los nuestros. Por eso Andalucía para poder competir lo tiene que hacer vía diversificación y vía calidad. La calidad significa que tienes que ofertar unas playas donde no todo sea hormigón o urbanizaciones. El desarrollo sostenible del litoral es imprescindible pero también es complicado porque gran parte se ha hecho ya de manera totalmente insostenible, modelo que es en gran parte el responsable de esta crisis en la que ahora estamos inmersos. La parte que no ha sido masificada es la que pretendemos ordenar a través del Plan del Protección del Litoral pero para ello hay que ver nuestras playas no como una fuente para obtener recursos e ingresos a corto plazo sino como una fuente de supervivencia de la industria turística. La perspectiva turística de Andalucía no puede ser convertir todo el litoral en un Benidorm.

Manuel Bellido: ¿Cómo se presenta la temporada estival en materia de turismo en Andalucía? ¿Qué previsiones maneja la Consejería en este sentido?

Rafael Rodríguez: Las previsiones estivales siempre hay que darlas con mucha prudencia en la medida en que cada vez son más los viajeros que reservan a última hora. Hacer hoy las previsiones de agosto es casi una temeridad y aún más en un mercado como el turístico de Andalucía donde el año pasado el 55% de nuestro turismo fue nacional. Nuestras previsiones de julio a septiembre son de unos cuatro millones de viajeros y más de 15 millones y medio de pernoctaciones, lo cual sería movernos en cifras parecidas a las del verano pasado, incluso algo más bajas porque creemos que el turismo nacional se comportará a la baja. Igualmente barajamos un incremento en cuanto al turismo internacional; ya por ejemplo en el primer trimestre el turismo ruso aumentó un 49% en cuanto a viajeros, cifra superior a la media nacional y que esperamos sea un buen indicador para el resto de los mercados.

Manuel Bellido: Adentrándonos en materia de comercio, ¿qué balance realizaría de este primer año de legislatura?

Rafael Rodríguez: En materia de comercio resalta la línea de recursos que hemos posibilitado en cuanto a financiación, poniendo en el mercado cerca de cinco millones de euros destinados a becas para que universitarios se formen en prácticas de comercio, y a una línea de subvenciones a pymes comerciales. A partir de ahí, nuestra línea en este año ha sido la de defender nuestro modelo comercial al máximo enfrentándonos al Gobierno central en lo que ha supuesto uno de los principales ataques a la rentabilidad del pequeño y mediano comercio como fue el Decreto Ley de liberalización de los horarios comerciales. Desde esta Consejería nos opusimos presentando un recurso de inconstitucionalidad. Además a lo largo de este año hemos regulado, en el ámbito de nuestras posibilidades, siempre en defensa del pequeño comercio que es el que mantiene vivo los cascos antiguos de nuestras ciudades, el que general más empleo estable y el que reinvierte los beneficios obtenidos en el beneficio de la propia actividad comercial. Esta filosofía nos ha hecho adoptar decisiones que han generado también su confrontación porque no se puede gobernar al servicio de todos. Nosotros gobernamos al servicio de lo que consideramos la mayoría de Andalucía y de sus intereses. En este sentido vamos a modificar el decreto de la zona de gran afluencia turística para posibilitar que efectiva sean eso, y trabajamos para poner en marcha un nuevo Plan de Fomento del Comercio Interior de Andalucía para facilitar líneas de actuación que apoyen la modernización de la estructura comercial de nuestra tierra. Por otro lado, destacar que el que diga que en Andalucía no se favorece a los grandes formatos comerciales miente y prueba de ello es que en estos momentos hay más de un millón de metros cuadrados de licencias de grandes formatos comerciales dadas y que están sin ejecutar porque quien la ha solicitado no la ejecuta. Nuestro objetivo es apoyar al pequeño y mediano comercio y lo estamos haciendo junto al propio colectivo como por ejemplo cuando presentamos el recursos de inconstitucionalidad que fue fruto de una declaración firmada en Granada el pasado 18 de julio en la que el sector nos pedía la tramitación del mismo. Otro ejemplo de este apoyo al pequeño comercio es nuestro empeño de generar un impuesto a las grandes superficies. Estamos en estos momentos discutiéndolo con el resto del Gobierno andaluz para que comprendan la necesidad de este impuesto con la perspectiva de que todo lo recaudado vaya a apoyar al pequeño comercio. Es una apuesta decidida en la redistribución de los recursos.

Manuel Bellido:El Gobierno andaluz también ha modificado durante este primer año la normativa en comercio ambulante. ¿Qué objetivos se han marcado con estas modificaciones?

Rafael Rodríguez: En materia de comercio ambulante hemos adoptado una decisión muy importante que el sector nos había pedido y que ha sido la ampliación de la vigencia de las licencias. Hasta ahora era de cuatro años y se han ampliado a 15, prorrogable a otros 15, una decisión que aporta al comerciante estabilidad y seguridad a la hora de acometer cualquier tipo de inversión para poder desarrollar su actividad. Lo que no podemos hacer, porque es competencia municipal, es regular espacios, por ejemplo.

Manuel Bellido: Háblenos del Plan de Inspección Comercial de la Junta para 2013, ¿a qué finalidad responde?

Rafael Rodríguez: A la hora de hablar de inspección comercial lo primero que hay que mencionar son los recursos que tenemos, que son limitados ya que aproximadamente existen en Andalucía tan sólo unos 20 inspectores comerciales. Con estos recursos es fundamental que el Plan parta del consenso con el sector, para que nos marquen las prioridades. Hay que destacar además un convenio con Consumo para que los inspectores de comercio y los de consumo trabajen conjuntamente para optimizar recursos. La primera línea de este Plan es lograr que los inspectores no sean vistos como adversarios del sector, que la sanción sea el último paso y que antes de darse haya formación, asesoramiento, persuasión. La segunda línea es lucha contra la oferta desleal y la tercera, el mercado asiático, que está en cierta medida actuando sobre el sector comercial con una competencia que puede entenderse desleal.

Manuel Bellido: ¿Qué mensaje lanzaría a los andaluces que lean esta entrevista y estén pensando en sus vacaciones de verano?

Rafael Rodríguez: El mensaje para quienes puedan disfrutar de las vacaciones porque tengan unas condiciones que les permitan hacerlo, es que lo hagan y que lo hagan en Andalucía, que conozcan nuestra tierra y todo lo que ella ofrece. Es fundamental conocer paisajes exóticos pero para conocerlos no se necesitan horas de avión, tenemos muchos rincones esperando para que se conozcan. Así facilitaremos la capacidad de generar empleo y dinero en y para Andalucía.

 Manuel Bellido

Posts relacionados