Entrevistas

Entrevista a Manuel Chaves, PRESIDENTE DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA

posted by @mbellido 7 mayo 2008

“El CARL ha sido fundamental para el crecimiento andaluz”

Manuel Chaves, hace balance de lo que ha significado para el desarrollo de Andalucía, la labor del CARL durante sus veinticinco años de existencia, destacando el clima pacífico de diálogo entre los agentes sociales

Agenda de la Empresa: ¿Qué visión puede darnos de los cambios que se han producido en la historia social de nuestra comunidad autónoma?

Manuel Chaves:Durante los últimos 25 años Andalucía ha pasado de una situación socioeconómica cercana al subdesarrollo a haberse colocado de forma clara en la senda de la convergencia con las economías más desarrolladas de su entorno. Hoy los andaluces disfrutan de niveles de bienestar desconocidos para las generaciones anteriores. La andaluza es una sociedad moderna y dinámica, que crece y progresa a gran velocidad siendo al mismo tiempo solidaria con los más desfavorecidos y cada vez más respetuosa con el medio ambiente. Claro que tenemos problemas, pero éstos no son distintos de los de cualquier sociedad desarrollada.

En la presente década, Andalucía es la comunidad donde se ha creado más empleo y más empresas, y la segunda región española con mayor crecimiento económico, alcanzando el 82% de la renta per cápita media europea. Ahora se trata de mantener esta dinámica durante los próximos años.

A.E.: ¿Qué valoración hace del camino recorrido y del que estamos recorriendo?

M.Ch.: Creo que los éxitos conseguidos son éxitos colectivos. Son el resultado del esfuerzo y madurez de la sociedad andaluza, una sociedad moderna y pujante; de la capacidad de nuestras empresas y trabajadores para aprovechar unas circunstancias favorables; y también del mantenimiento de un conjunto de políticas por la Junta de Andalucía, que siempre las ha pactado con empresarios y sindicatos.
A.E.: ¿Ha sido el CARL un instrumento para estos cambios?

M.Ch.:Sin duda. La ley de creación del Consejo, en 1983, fue uno de los primeros proyectos presentados por el Ejecutivo andaluz para su tramitación parlamentaria en los inicios de nuestra autonomía. Es quizá la mejor muestra del interés que la Administración tuvo desde el primer momento por promover la participación en la vida pública de empresarios y trabajadores, de la ciudadanía en general, a través de fórmulas de diálogo y negociación. Han pasado 25 años y la labor del CARL ha sido fundamental para el crecimiento de la autonomía andaluza y para garantizar la paz y estabilidad sociales, decisivas en el desarrollo de cualquier sociedad democrática. Los sucesivos acuerdos de concertación, que venimos firmando desde hace 15 años con patronal y sindicatos, han sido el mejor fruto de esta política. Sin ellos no hubiera sido posible que Andalucía alcanzara el grado de desarrollo económico y bienestar social del que hoy disfrutamos.

A.E.: ¿Qué ha aportado de concreto en su trayectoria de 25 años al complejo mundo de las relaciones laborales, a los empresarios y a los trabajadores andaluces?

M.Ch.: Lo más importante, haber conseguido consolidar un clima pacífico de diálogo entre las organizaciones sindicales y empresariales, y de éstas con la Administración. Junto a este logro fundamental, el CARL ha realizado aportaciones concretas de gran valor a lo largo de su historia, como las recomendaciones en materia de empleo e igualdad, el Libro Blanco de la Calidad en el Empleo o la puesta en marcha y desarrollo del Sistema de Resolución de Conflictos Laborales de Andalucía (SERCLA), que ha contribuido de manera decidida a la desjudicialización de las relaciones laborales.
A.E.: ¿Podría ampliar aún más sus competencias el CARL llevando la resolución extrajudicial de conflictos laborales al plano individual para evitar así algunos colapsos en la administración ordinaria?

M.Ch.: La Junta de Andalucía está convencida de que la conciliación, el arbitraje y la mediación son instrumentos de enorme valor para resolver conflictos sociales de modo rápido y eficaz, al mismo tiempo que contribuyen a sacar de la Administración de Justicia ordinaria asuntos que pueden resolverse a través del diálogo y la concertación. Así ha funcionado el SERCLA, que en sus nueve años de existencia ha logrado evitar cerca de 24 millones de horas de huelga en las empresas andaluzas.

El Plan Andaluz de Justicia 2007-2010, y el propio Estatuto de Autonomía, reformado el año pasado, quieren ahora dar un nuevo impulso a la mediación como fórmula de resolución extrajudicial de conflictos en otros ámbitos, además del laboral, con la voluntad de extender la mediación penal de forma progresiva a todos los órdenes jurisdiccionales. La futura ley de mediación familiar, que estamos impulsando desde el Gobierno andaluz, regulará la resolución de conflictos en el ámbito doméstico, a través de la intervención de profesionales especializados, y no se limitará a los casos en los que se encuentren implicados menores, como ocurre ahora.

A.E.: ¿Cómo valora las aportaciones de la patronal y los sindicatos en la configuración y el desarrollo de esta institución?

M.Ch.:Los empresarios y las organizaciones sindicales son parte natural del CARL, por lo que sin ellos no tendría sentido el Consejo. La confianza de ambos colectivos en este órgano está hoy plenamente asentada y ha sido decisiva para que hoy podamos celebrar sus 25 años de historia. Sobre todo porque se trata de un organismo activo, que no se ha limitado a ser un mero observador de la realidad o un elaborador de estadísticas, y esto no sería una realidad sin el esfuerzo y el compromiso de todas las entidades que forman parte del CARL.

A.E.: ¿Qué opina de los cambios en algunos sectores productivos que están afectando actualmente al mercado de trabajo?

M.Ch.: Es cierto que actualmente la coyuntura económica internacional es menos favorable y plantea incertidumbres, como consecuencia de la crisis financiera originada en los EEUU y el fuerte incremento de los precios de algunas materias primas. Una situación a la que, a escala nacional, se ha sumado una caída en el sector de la construcción de viviendas, que había protagonizado máximos históricos en la última década. Todos estos factores han ocasionado una desaceleración del ritmo de crecimiento, un repunte de la inflación y un cierto deterioro del mercado de trabajo. Pero creo que no hay motivo para la alarma: los fundamentos de la economía andaluza son sólidos y además estamos poniendo en marcha medidas para paliar los efectos de la desaceleración.

A.E.: ¿Estamos preparados para afrontar esos cambios y esas dificultades?

M.Ch.: Creo honestamente que Andalucía está hoy más preparada que nunca para hacer frente a este periodo de incertidumbre. En el pasado nuestra economía era más inestable, más vulnerable a los vaivenes del mercado internacional, pero hoy las bases son notablemente más fuertes. Además, desde el Gobierno andaluz tenemos ya en marcha un paquete de medidas para darle aún más solidez, con fuertes inversiones en obra pública y en la construcción de viviendas protegidas para relanzar el sector de la construcción, con reformas fiscales que apoyen a las familias más modestas y con nuevas prestaciones sociales que supongan un apoyo al ahorro y el bienestar de los andaluces. En el plano laboral, desde el Servicio Andaluz de Empleo (SAE) vamos a diseñar un conjunto de medidas para que la transición en el empleo de los trabajadores afectados por la desaceleración económica, fundamentalmente en la construcción, sea lo más corta posible.

A.E.: ¿Cuáles son las metas en cuestiones laborales que tenemos por delante? ¿Cuáles son los objetivos que se barajan desde la Junta de Andalucía en cuestiones laborales para esta próxima legislatura?

M.Ch.: El Gobierno andaluz quiere dar durante los próximos cuatro años un fuerte impulso al empleo, que ha sido y es mi mayor preocupación como gobernante desde que los andaluces me confiaron por primera vez la presidencia de la comunidad. Durante la última legislatura he de decir que hemos tenido muy buenos resultados en esta materia: se han creado cerca de 600.000 empleos netos en esta legislatura, 100.000 en el año pasado. Nuestra tasa de desempleo se ha reducido en casi 6 puntos en la legislatura, de modo que es la más baja de toda nuestra historia autonómica. Nuestro objetivo para los próximos cuatro años es seguir creando más y mejor empleo, y resolver determinadas cuestiones pendientes de nuestro mercado de trabajo, como la todavía demasiado alta temporalidad o los accidentes laborales, dos problemas a los que deberemos destinar aún más esfuerzo y recursos. Junto a estos dos asuntos está la necesidad de combatir la discriminación laboral de la mujer, lamentablemente una injusticia que aún sufren muchas andaluzas.

Manuel Bellido

Posts relacionados