Entrevistas

ENTREVISTA a José Joly Martínez de Salazar, presidente de grupo Joly

posted by @mbellido 1 febrero 2008

Ciento cuarenta años de servicio a la información

José Joly Martínez de Salazar preside el que hoy es el primer grupo de comunicación andaluz, líder en lectores y con presencia en casi toda Andalucía. Forma parte de la quinta generación de la familia que fundó el Diario de Cádiz en 1867 y que sigue siendo propietaria del Grupo. Con él hemos recorrido su historia, hemos constatado su expansión y nos hemos asomado a su futuro

Agenda de la Empresa: ¿Qué significa estar al frente de una empresa de comunicación con más de 140 años de historia?

José Joly: En primer lugar significa una gran responsabilidad. No son muy frecuentes las empresas que se mantienen a lo largo de casi un siglo y medio y, además, en manos de la misma familia. Tenemos el peso de esa historia y somos continuadores del esfuerzo que hicieron las generaciones anteriores por hacer una empresa periodística que, por estar en este sector, tiene como metas además, lógicamente, de la rentabilidad, la del cumplimiento de una función de servicio al lector y la comunidad de cierta importancia. Los miembros de la actual generación de la familia Joly tenemos la obligación de preservar ese legado de tantos años y trasmitírselo engrandecido a los que vienen detrás. De cara al futuro más inmediato tenemos el reto de consolidar al Grupo Joly como el grupo de referencia en el sector de la prensa escrita en Andalucía, un empeño en el que durante los últimos años hemos avanzado de una forma muy significativa, y de convertirnos en un grupo multimedia en el que Internet y la televisión son objetivos estratégicos.
A.E.: El grupo nace en Cádiz, cuando todavía están en el aire los ecos del impulso liberal que arranca con la Constitución de 1812, y en la ciudad que dio a luz esta Carta Magna, ¿qué influencia ha tenido esto en la trayectoria editorial de los periódicos del grupo?

J.J.: A nosotros nos gusta definirnos como “liberales a la gaditana” y no es una etiqueta gratuita. Asumimos lo que significó el Cádiz de 1812 como cuna de la libertad y de fundación de los principios del liberalismo y creemos que el espíritu de la Constitución de Cádiz está plenamente vigente en la sociedad de nuestros días, por lo que representan de respeto a la libertad, la tolerancia y el humanismo como bases para construir una sociedad más justa. Son esos los principios en que se basa nuestra manera de enfocar la información y la opinión y nuestro funcionamiento como empresa periodística independiente.
A.E.: El Grupo Joly es una empresa familiar, y así se ha mantenido durante estos más de 140 años. Muchas de la empresas periodísticas nacidas en aquellos inicios del periodismo moderno, o se han extinguido o han sido absorbidas por otros grupos, ésta, sin embargo, mantiene el mismo accionariado familiar, y además está en plena expansión, ¿cuál es el secreto?
J.J.: Las dificultades de supervivencia de la empresa familiar son ciertas no sólo en las empresas periodísticas. Así, hay estudios que establecen que el 70% de las empresas familiares no llega a la segunda generación y del 30% que lo consiguen, tan sólo un 15% continúan activas en la tercera.

Entre las circunstancias que tienen lugar en las empresas familiares en las que no se produce la continuidad cabe destacar la dispersión accionarial, la falta de unidad entre la mayoría de los accionistas, la ausencia de compromiso, la falta de liderazgo, la falta de previsión y planificación en la sucesión, la falta de atención a las necesidades de los accionistas, que van cambiando con el tiempo, la falta de profesionalización en la gestión, etc.

Creo que la continuidad en el accionariado de Grupo Joly es la consecuencia de haber ido evitando, a lo largo de los años, los riesgos que antes he señalado y que siempre han amenazado y seguirán amenazando a las empresas familiares.
A.E.: En ese sentido, en los últimos años y, especialmente, desde 1999, cuando nace Diario de Sevilla, se siguen incorporando nuevas cabeceras al grupo en las principales ciudades andaluzas, ¿cómo definiría esta expansión?

J.J.: Nuestra expansión es la consecuencia de nuestro planteamiento estratégico. Hace ya más de diez años definimos qué queríamos ser y a partir de esa definición hemos ido dando los pasos necesarios, asumiendo riesgos pero manteniendo siempre el control de esos riesgos. Nuestra expansión no es producto de una decisión improvisada, y no ha estado condicionada por nuestra competencia. El modelo que hemos definido como grupo regional de referencia en nuestro sector se ha revelado eficiente y vamos a seguir profundizando en el mismo.

A.E.: Esto le lleva a salir de la provincia de Cádiz, donde hasta entonces -1999- el grupo tenía tres cabeceras -Diario de Cádiz, Diario de Jerez y Europa Sur-, convirtiéndose en grupo regional, y en el primero de ellos, con una tirada y un número de lectores, incluso superior al de importantes grupos nacionales, en Andalucía. ¿Cuál es la situación actual, y qué perspectivas tiene al respecto?

J.J.: Tras la reciente apertura de Almería Actualidad, la única provincia en la que no publicamos ninguna cabecera es Jaén y en nuestros planes a corto-medio plazo se encuentra el lanzamiento de una nueva cabecera en esta provincia. En paralelo, esperamos que se vaya consolidando ADN como proyecto de prensa gratuita en Andalucía.

A.E.: La última cabecera que se ha incorporado es la de Almería. Está casi en los comienzos, ¿qué puede suponer?

J.J.: Almería era para nosotros un objetivo estratégico porque consolidaba nuestra presencia en la zona oriental de la región y porque es una provincia que ha demostrado un gran dinamismo económico y social en los últimos años. Apostamos por Almería porque creemos firmemente en su potencial de desarrollo y porque es fundamental para el futuro de Andalucía sacar a esa provincia del aislamiento en el que por razones muy complejas ha estado sumida con respecto al resto de la región. Afortunadamente, esa apuesta se ha visto inicialmente correspondida por los lectores y por la sociedad almeriense, que, en muy poco tiempo, ha asimilado Almería Actua-lidad, si no como un referente de la información local y provincial porque todavía es pronto para eso, al menos sí como un diario con un buen potencial de crecimiento

A.E.: ¿Y Jaén? ¿Es la asignatura pendiente para completar el mapa andaluz?

J.J.: Jaén cerrará en un plazo no muy largo nuestra red regional, que estará compuesta por diez cabecera. Cuando en 1999 el Grupo Joly salió de Cádiz para comenzar su expansión regional con Diario de Sevilla, teníamos muy claro que nuestro modelo alcanzaría su plena efectividad con una red de periódicos locales, pero capaces de funcionar como un referente regional. Ese modelo ha demostrado en los últimos años alta efectividad y adquirirá mayor dimensión cuando estemos presentes en todas las provincias.

A.E.: Otros grupos están desde hace algunos años haciendo la opción del multimedia, incorporando radios y televisiones locales, ¿cuál es la línea del Grupo Joly en esto?

J.J.: A la fecha actual estamos a la espera de la resolución de los distintos concursos para la concesión de licencias de TDT local y autonómica, así como de emisoras de radio en FM.

Los títulos habilitantes que obtengamos de estos concursos nos permitirán desarrollar el carácter multimedia de nuestro Grupo, que sin duda figura entre nuestros objetivos.

A.E.: Las posibilidades que ofrece la red y la proliferación de contenidos informativos por Internet, está cambiando el panorama de los medios de comunicación, también el del periodismo escrito. Ante este reto, ¿cuáles son las perspectivas del grupo y cómo se está preparando para el futuro?

J.J.: Internet es uno de los negocios en los que se van a concentrar una gran parte de las inversiones de la compañía en los próximos años.

Estamos convencidos de que esto es una alternativa de futuro por la que hay que apostar. Acabamos de rediseñar nuestras web y hemos cambiado la plataforma técnica que había imposibilitado en el pasado el desarrollo de nuestros diarios digitales. A partir de aquí, vamos a incrementar significativamente el número de periodistas dedicados full-time a Internet, a la vez que profundizamos en el aprovechamiento de las sinergias entre redacciones.
A.E.: Desde la independencia de un grupo informativo de tanto calado y de tan arraigada historia, ¿cómo ve el panorama andaluz en cuanto a los medios informativos, a su papel y a su independencia?

J.J.: Le haría una distinción entre el panorama de los medios escritos y el de los medios audiovisuales. En lo que se refiere a la prensa escrita, en Anda-lucía operan con normalidad todos los grandes grupos nacionales. Bien es cierto que nosotros somos los únicos que tenemos la especificidad regional, pero nuestra competencia son los periódicos de empresas nacionales como Vocento, Prisa, Unidad Editorial o Moll. El lector de prensa en Andalucía tiene un amplio abanico de cabeceras de diferente orientación para buscar información y opinión de acuerdo con sus propios criterios. Es, digamos, un mercado en el que la actuación de los agentes privados garantiza que los medios cumplan su función y puedan actuar con pluralidad.

La situación es otra en el lo que se refiere al sector audiovisual y, especialmente, a la televisión. Ahí el peso que ha tenido lo público, a través de Canal Sur, se puede calificar sin exagerar de excesivo. Los mensajes regionales que han venido recibiendo los andaluces a través de la televisión han sido casi siempre a través del operador en manos de la Junta de Andalucía y eso ha podido desvirtuar que en este sector se puedan dar los niveles de pluralidad e independencia de los que se disfruta en la prensa escrita. Una de las principales misiones de los medios de comunicación es ejercer, precisamente, el control de la actuación de las administraciones y hacerse eco de las críticas de los ciudadanos. Mal se puede hacer eso cuando el único gran operador regional es la propia Administración. Nosotros desde el Grupo Joly defendemos que las empresas privadas tengan acceso al mercado audiovisual y que el papel de lo público disminuya de forma más que sustancial.

En este sentido, las concesiones otorgadas recientemente en Andalucía de dos canales autonómicos de TDT para la gestión privada, así como los otros dos canales que actualmente están pendiente de concesión, vendrán a paliar esta situación.

Posts relacionados