Blog

Entrevista a Francisco José Pérez Fresquet

posted by @mbellido 7 julio 2012

Hablamos con el Director Ejecutivo de LOYOLA Leadership School, entre otros asuntos, sobre el papel de una formación de calidad para el impulso de las empresas y cuál es, a su entender, la metodología más adecuada para la formación ejecutiva

 

Manuel Bellido: ¿Ha cambiado el perfil del directivo con la crisis?

Francisco José Pérez Fresquet: Sí, estamos ante un claro cambio del directivo. Actualmente, y debido a la situación económica, y tal vez tras el análisis de las causas que nos han llevado a la coyuntura actual, estamos pasando de un perfil de directivo “agresivo”, que opera en un mercado donde todo vale, hacia un directivo más reflexivo, más preocupado por su integridad como persona y con una capacidad de actuación pensando más en el largo plazo que en el corto plazo. Los directivos actuales, con este nuevo entorno, se deben de convertir en socios estratégicos de la compañía, deben ser administradores eficaces de recursos, agentes de cambio y gestores de la crisis. El entorno actual se caracteriza fundamentalmente por la incertidumbre y hemos de saber gestionarla. Esta época que vivimos es una magnífica oportunidad de aprendizaje y de cambio.

A.E.: ¿Hasta qué punto considera que la formación es estratégica en las organizaciones para impulsar su desarrollo y su crecimiento?

F.J.P.F.: Hablar de la formación directiva es hablar del futuro de nuestro tejido empresarial. Hemos de ser conscientes de que la empresa y los emprendedores son la primera fuente de generación de riqueza, de bienestar social, de cohesión social y de generación de empleo. Desde nuestra perspectiva, la formación se convierte en el auténtico elemento que vertebra la sociedad, y una sociedad es lo que sus ciudadanos son, lo que sus ciudadanos saben e implementan en nuevas formas de hacer. Por ende, la formación de directivos y responsables de empresas e instituciones se convierte en un elemento clave para nuestro desarrollo económico y social, con un desarrollo sostenible y corresponsable con el entorno, y con todos sus stakeholders. El desarrollo exitoso de las organizaciones recae en la configuración de las personas que dan cuerpo a una organización, una marca, una empresa,… Realmente una empresa, en su sentido más amplio, es un gran intangible, pero la realidad de su desarrollo depende de las personas que configuren la misma. Y hemos de ser conscientes de que la mayor importancia de lo que es y lo que será una empresa depende de sus directivos. Tener hoy unos directivos competentes, implicados, con habilidades, con recursos y con pasión es lo que permite hacer sobrevivir a todas las empresas. El futuro nos depara un nuevo tiempo, un tiempo de oportunidades, un nuevo escenario del cual hay que ser conscientes y del papel que jugamos todos nosotros en ese escenario de futuro.  Nos enfrentamos a nuevos retos, a la configuración de un nuevo sistema productivo, de nuestras formas de gestión y de escenarios donde prevalece el cambio y la incertidumbre.

 A.E.: ¿Cree que la formación para directivos que se desarrolla actualmente se adecúa a sus necesidades?

F.J.P.F.: La formación de directivos debe de cambiar en sus planteamientos y sus metodologías, no podemos seguir formando a directivos como lo hemos realizado hasta ahora. Hay que tener en cuenta que en todo entramado empresarial e institucional la función primordial y más difícil de ejercitar es la gestión de personas, la gestión de la incertidumbre y la capacidad de “crear nuevos escenarios de actuación”. El nuevo directivo debe de ser muy flexible, conocer el entorno, poseer una visión global y una gran capacidad de “desaprender para aprender”. La formación del directivo para los nuevos retos ha de ser una formación integral y que abarque muchos aspectos. No estamos diciendo que sea un especialista, al contrario, debe de ser un generalista pero con conocimiento profundo de las principales áreas funcionales.  Desde nuestra reflexión en LOYOLA Leadership School, consideramos que la formación para líderes debe ser mucho más multidisciplinar, no podemos quedarnos solo en la formación de “directivos empresariales”, o solo con una formación en materia de “gestión empresarial”. Nos preocupa formar también a responsables en otros campos: socio-sanitario, educativo, político, medios de comunicación, ingeniería y empresarial. Hoy, incluso el directivo empresarial, debe de tener una visión más multidisciplinar e integradora para poder hacer frente a los retos de la sociedad.

 A.E.: En este sentido, ¿qué metodología cree más adecuada para la formación ejecutiva?

F.J.P.F.: Como comentaba antes, no podemos seguir formando a los directivos de hoy con metodologías de ayer. Las pautas de aprendizaje y retención de los directivos no son iguales a los procedimientos de aprendizaje de la escuela ni de la universidad. Por ello, hemos de ir desarrollando nuevos métodos formativos que respondan a necesidades reales y futuras de la formación, teniendo presentes las características propias de los directivos. Además, no se trata de la aplicación de una sola metodología didáctica, por ejemplo, no podemos basar toda la formación en el método del caso. Lo ideal es poder desarrollar múltiples formas didácticas, e ir avanzando y desarrollando nuevos paradigmas metodológicos. Las metodologías didácticas que se deben de emplear deben responder a los resultados esperados: información, formación, entrenamiento y evaluación de resultados.

A.E.: ¿Qué distingue a LOYOLA Leadership School de otras escuelas de postgrado?

F.J.P.F.: En primer lugar, nuestra oferta formativa para directivos aporta un ROI (Return On Investment) alto, por lo que el retorno de la inversión es alto y corto en el tiempo. Preparamos a los profesionales para afrontar nuevos retos, revisar las iniciativas estratégicas y trasladar a la acción todo lo aprendido en el programa cuando regresen a sus puestos de trabajo, con un retorno asegurado de su inversión en  formación. Además, en la formación de directivos es fundamental la selección del profesorado. Nuestro claustro cuenta con una amplia experiencia profesional y docente, tanto nacional como internacional, y grandes capacidades didácticas para saber transmitir y entusiasmar a los directivos. Sin un excelente profesorado no podremos desarrollar una formación óptima para directivos. Por último, creemos que la formación de profesionales en ejercicio y de directivos necesita de un elemento esencial: la investigación. Y en este punto es crucial resaltar que LOYOLA Leadership School forma parte dela Universidad LoyolaAndalucía. Para nosotros la investigación básica y la investigación aplicada es lo que nos une ala Universidad, ya que esta generación de conocimiento fluye para la formación universitaria y para la formación de executive education. Como ejemplo podemos mirar hacia el modelo anglosajón donde todos los grandes centros de formación de directivos están encuadrados en una gran Universidad.

 Manuel Bellido

 

 

Foto: Entrevista.Francisco José Pérez Fresquet junto al director de Agenda dela Empresa, Manuel Bellido, durante la entrevista

Posts relacionados