Entrevistas

Entrevista a Fernando Giménez Barriocanal,Vicesecretario para Asuntos Económicos de la Conferencia Episcopal

posted by @mbellido 14 abril 2011

“La crisis afecta a la Iglesia como a todo el mundo”

Fernando Giménez Barriocanal. El vicesecretario para Asuntos Económicos de la Conferencia Episcopal de España analiza para Agenda de la Empresa la situación económica y social actual de la Iglesia en nuestro país

Agenda de la Empresa: ¿Qué funciones y objetivos tiene el Consejo de Economía de la Conferencia Episcopal Española?
Fernando Giménez Barriocanal: Es el organismo de la Conferencia Episcopal, constituido por la Asamblea Plenaria, para la información, estudio y asesoramiento en asuntos económicos, y para la ejecución de los acuerdos de este orden que le hubiere sido confiada. Tiene carácter consultivo y sus principales atribuciones son dictaminar sobre los Presupuestos Generales de la CEE y sus órganos, antes de ser presentados a la Comisión Permanente para su propuesta a la Asamblea Plenaria, revisar el balance y cuentas de cada ejercicio, proponer y estudiar las propuestas sobre adquisición y enajenación de bienes, contratos y controlar y seguir las actuaciones del vicesecretario.

A.E.: ¿Quiénes son sus miembros?
F.G.B.: Está presidido por el mismo presidente de la CEE e integrado por el secretario general, y por el vicesecretario para Asuntos Económicos, como miembros natos, y por tres Obispos, elegidos por la Asamblea Plenaria por un periodo de tres años. La composición para el presente trienio es la siguiente:

-Presidente: Emmo. y Rvdmo. Sr. D. Antonio Mª Rouco Varela. Cardenal Arzobispo de Madrid
– Miembros: Excmo. y Rvdmo. Sr. D.
– Joan Enric Vives Sicilia. Arzobispo y Obispo de Urgell
– Antonio Ángel Algora Hernando. Obispo de Ciudad Real
– Rafael Palmero Ramos. Obispo de Orihuela-Alicante
– Juan Antonio Martínez Camino . Obispo Auxiliar de Madrid
– Secretario: D. Fernando Giménez Barriocanal,. Vicesecretario para Asuntos Económicos de la CEE

A.E.: Dentro del Consejo hay un departamento denominado Secretariado para el Sostenimiento de la Iglesia. ¿De qué se ocupa?
F.G.B.: El secretario tiene como función básica la preparación de las campañas de sensibilización sobre la financiación de la Iglesia en España. Actualmente se centra en dos momentos muy concretos del tiempo. En la primavera, con motivo de la declaración de la renta, animando a asignar a favor de la Iglesia y en el otoño, con motivo del día de la Iglesia Diocesana, apoyando las campañas de financiación permanente de las Diócesis

A.E.: Realiza la Iglesia en España unos presupuestos anuales como fondo común interdiocesanos, ¿cómo es su contenido?
F.G.B.: El FCI tiene su origen en 1978. La Asamblea Plenaria de Noviembre de 2008 aprobó los criterios de constitución y reparto del FCI 2009, fruto del nuevo sistema de asignación tributaria. En diciembre de 2006 se produjo un intercambio de notas entre la Nunciatura y el Ministerio de Asuntos Exteriores que establecía el nuevo sistema, que entró en vigor en 2007, con la aprobación de la disposición adicional correspondiente de los Presupuestos Generales del Estado de dicho año. El sistema eleva al 0,7 % el porcentaje de asignación y elimina tanto el carácter mínimo de los pagos a cuenta como el tope máximo previsto en la reforma de 1999. (Asimismo desaparecía las exenciones o no sujeciones al IVA.) Como el sistema entra en vigor en 2007, la primera declaración de la Renta elaborada con estos criterios corresponde a la presentada en la primavera de 2008. A finales de 2008 se produjo la primera liquidación de la asignación (correspondiente a 2007) y que fue aplicada al FCI 2009, según acuerdo da la Asamblea Plenaria. Para el año 2011, la cantidad que debe figurar por Asignación Tributaria proviene del pago a cuenta previsto para 2011 (que figurará en la ley de presupuestos de 2011)más la liquidación del año 2009, cuyo avance se ha conocido en diciembre.

A.E.: ¿De dónde provienen los ingresos?
F.G.B.: Fundamentalmente, el Fondo común se nutre de dos partes:
1-Partida de la Asignación Tributaria, resultado de la campaña anual.
2- Las Aportaciones de las diócesis, que se realiza en función de sus capacidades potenciales de aportar fondos en base a parámetros standard, como la población, renta, etc.

A.E.: ¿Y el capitulo de gastos?
F.G.B.: La distribución del FCI se realiza de la siguiente manera:
A) Pagos que realiza la CEE
1-Remuneración de los Sres Obispos y Seguridad Social del Clero.
2-Pagos varios y facultades eclesiásticas
B) Cantidad a distribuir entre las diócesis (Módulo para Gastos Generales, Módulos en función de Personal, Módulos de Actividades Pastorales y Módulos de Seminarios mayores y menores).

A.E.: ¿A cuánto asciende la cantidad que recibe la Iglesia con el nuevo sistema de Asignación Tributaria?
F.G.B.: En la última declaración de la Renta, de 2010, correspondiente al IRPF de 2009 el número de declaraciones con asignación a favor de la Iglesia Católica se ha incrementado en 65.983. El número total de declaraciones a favor de la Iglesia se ha elevado a 7.260.138 millones. En tan solo tres años, se ha producido un aumento de casi 800.00 declaraciones (exactamente 777.983). Si tenemos en cuenta que un buen número de ellas son conjuntas, podemos estimar que en la pasada primavera más de 9 millones de contribuyentes asignaron a favor de la Iglesia Católica. El porcentaje sube casi medio punto y asciende a un 34,75%, aunque la recaudación ha sido de 249.456.822 euros (3.225.724 euros menos que el año anterior). Es un dato muy positivo si se tiene en cuenta que, en el contexto general de crisis económica, las previsiones que se tenían en relación con la recaudación del IRPF y su impacto en la cuota íntegra del impuesto, que se utiliza como base para la asignación, eran pesimistas

A.E.: ¿Tiene la Iglesia española una economía saneada?
F.G.B.: Las distintas instituciones de la Iglesia emplean la totalidad de sus fondos al cumplimiento de sus fines propios. Las necesidades en materia pastoral y asistencial son infinitas por lo que nunca se cubren todas con los recursos disponibles. Lo que se procura y en ese sentido podemos hablar de economías saneadas es no gastar por encima de las posibilidades de captación de fondos.

A.E.: ¿De qué manera ha afectado la crisis a la economía de la iglesia española?
F.G.B.: La crisis afecta a las entidades de la Iglesia como a todo el mundo. Por una parte las contribuciones ordinarias cuesta mantenerlas, debido a las dificultades que tiene todo el mundo. Por otro lado, las necesidades en los campos asistenciales se han incrementado de manera substancial, destinando muchos más recursos humanos y económicos a las mismas. También es cierto que en momentos así la gente se vuelve mucho más solidaria y comprometida con el prójimo

A.E.: Cáritas es la acción sociocaritativa de la Iglesia. ¿Cómo está vinculada al Consejo de Economía de la Conferencia Episcopal?
F.G.B.: De hecho, Caritas no es una ONG ni una organización independiente. Es la propia Iglesia en su vertiente caritativa, organizada en las propias parroquias y coordinada a nivel Diocesano. Desde ese punto de vista, son los Obispos en sus Diócesis los que coordinan la inmensa labor asistencial que realiza. A nivel nacional, existe Cáritas Española que recopila la información de actuación de las Caritas Diocesanas y que sirve de altavoz de la labor realzada. La propia Cáritas Diocesana presenta sus cuentas a la Conferencia Episcopal, estando en constante comunicación con la misma, a través e los organismos competentes.

A.E.: Otras organizaciones como Manos Unidas están ligadas estrechamente a la Iglesia, ¿reciben ayudas por parte de la Conferencia episcopal?
F.G.B.: De gran importancia es la labor caritativa y asistencial de la Iglesia a través de organizaciones como Manos Unidas o Cáritas, la Iglesia no es una ONG, pero es la mayor red asistencial que existe en España es la Iglesia. Esa red atiende 4.459 centros asistenciales, que acogen a 2,7 millones de personas. No hay que olvidar que la crisis ha incrementado las necesidades de los más desfavorecidos y en muchos casos se están doblando los beneficiarios que reciben ayuda de las instituciones católicas.

A.E.: ¿Qué aporta la Iglesia en su conjunto desde el punto de vista económico a la sociedad Española?
F.G.B.: Aunque no es posible avanzar una cifra exacta, podría calcularse que su aportación a la sociedad supera los 30.000 millones, tal y como se recoge en la Memoria Justificativa 2008 presentada por la CEE el pasado mes de junio. Cada euro que se invierte en la Iglesia católica revierte a la sociedad multiplicado por 2,73 en su servicio equivalente en el mercado. La Iglesia Católica presta un conjunto de servicios a la sociedad, en primer lugar los litúrgicos, a demanda de los ciudadanos, así por ejemplo, se puede hablar de que la Iglesia administra al año 335.484 bautizos, 244.469 primeras comuniones, 94.109 confirmaciones, 104.010 bodas y más de cinco millones de eucaristías. Para llegar a todo esto los sacerdotes y agentes pastorales dedican más de 45 millones de horas y el coste de estas actividades, si hubieran sido contratadas en el mercado, supondría un importe de 1.860 millones de euros. A la actividad pastoral tenemos que añadir la educativa, con 6.041 centros y 1.370.151 alumnos. Podemos cuantificar en este área que el ahorro de la Iglesia al Estado es grande, aproximadamente de 4.148 millones de euros. Otra actividad importante de la Iglesia es el patrimonio cultural. El mantenimiento de los templos le cuesta a la Iglesia 50 millones de euros al año, está claro que esto no resulta muy rentable, es decir, contrariamente a lo que muchos puedan pensar el patrimonio realmente no constituye un negocio para la Iglesia. La tercera parte de los ingresos turísticos culturales españoles proviene de la Iglesia y es una fuente importante para la sociedad española.

Manuel Bellido

Posts relacionados