Blog

Egipto, el ejercito manda

posted by @mbellido 4 julio 2013

Mohammed Morsi, 64 años, ingeniero, título que obtuvo en Estados Unidos, presidente del partido Libertad y Justicia, fundado por los “Hermanos Musulmanes” antes de la primavera árabe en 2011, hecho a Mubarak del poder y ahora recibe el mismo trato por parte de los egipcios. Como quinto presidente de Egipto ha sobrevivido un solo verano. En un año ha pasado de ostentar todo el poder siendo  presidente a ser derrocado y retenido en el Ministerio de Defensa. Se convirtió en presidente de su país el 30 de junio de 2012 y se ha convertido en prisionero del ejército el 3 de julio de 2013. Cuando asumió el cargo, prometió  que sería el presidente de “todos los egipcios” y que no impondría una agenda islamista. El incumplimiento de estas dos promesas ha provocado su derrocamiento. El grito “Pan, libertad y justicia social que acabó con Mubarak no se ha hecho realidad con Morsi.

 En su papel de militante de los Hermanos Musulmanes, fue encarcelado en 2011 en la prisión de Wadi al Natroun, después fue liberado junto a otros 34 prisioneros por la muchedumbre que protestaba contra Mubarak, pero se negó a huir. Desde la cárcel se puso en contacto con la TV de Al Jazeera para dar publicidad a su decisión de no huir de la cárcel como ulterior signo de protesta contra el régimen.

En estos últimos meses, lo  han ido abandonando los coptos, los militares, los laicos, la magistratura, el Parlamento y por ultimo sus mismos ministros. Pero sobre todo lo ha abandonado esa parte de la sociedad egipcia que en el control del Islam integral no ve prospectivas de desarrollo en el país.  Con la Sharia al Islamiya no se come gritaban algunos y lo ha repetido también Mohammed Al Baradei, exponente del frente laico y ex director General de la  Agencia Internacional de Energía Atomica (AIEA), y Premio Nobel de la Paz de 2005.

Una espada de Damocles pende sobre Egipto. Todos seguimos con una cierta aprensión esta elección que no todo el mundo  comparte: confiar este momento a la única institución que el pueblo egipcio, considera en estos momentos creíble: las fuerzas armadas.

Posts relacionados