Blog

Diagnóstico a nuestra e-Salud

posted by @mbellido 12 febrero 2016

Implantación de las TiC en el Sector Sanitario

 La revolución digital también ha llegado al campo de la salud. Una revolución que está siendo liderada no sólo por grandes multinacionales sino, también, por pequeñas startups que buscan solucionar problemas específicos con un modelo de negocio escalable y replicable a través de las tecnologías. Sin embargo, en este campo no podemos perder de vista que son los propios consumidores los que están empujando este avance y recordando a empresas, organizaciones, instituciones e (incluso a la Administración Pública) que, con las nuevas tecnologías, el poder está ahora en sus manos. En España, casi el 75% de la población, ya accede con frecuencia a Internet y esto quiere decir que circula una gran cantidad de información en la red, que todo lo que se hace y se dice, también en el Sistema Sanitario, debe ser coherente, pues las nuevas tecnologías permiten que todo sea público.

Los ciudadanos demandan modernización y recursos; exigen un cambio hacia una cultura de la prevención para evitar, gracias a la tecnología, enfermedades prevenibles y fomentar el auto-cuidado entre los pacientes crónicos, que eviten recaídas y reingresos. Los ciudadanos exigen que el sistema se adapte a los nuevos tiempos y a las nuevas tecnologías, igual que ha sucedido en otras esferas u organismos del estado. Estos avances tecnológicos en diversos campos tienen aplicaciones múltiples en los hospitales y centros de salud, por lo que es cuestión de tiempo que se vayan implementando. Telemedicina, robótica o nuevas formas de interacción son sólo algunas de las palancas que están ya realizando su incursión en los quirófanos de muchos hospitales y, en general, en el sistema sanitario.

A pesar del bajo gasto público sanitario en   Tecnologías de la Información y las Comunicaciones se han conseguido logros, como que más de 20 millones de españoles (aproximadamente la mitad del total) tengan historia clínica digital y pueda ser consultada desde otros países. También se ha conseguido que esté ampliamente extendida la radiología digital en nuestros hospitales o que el 70% de las prescripciones médicas sean electrónicas.

Sin embargo, queda mucho por hacer. En los países más desarrollados las herramientas de salud digital están ya construyendo puentes entre el sistema de salud y los pacientes, fomentando una mejor experiencia de usuario y convirtiendo al paciente partícipe de la toma de decisiones sobre salud y autocuidado, así como de la mejora de las organizaciones sanitarias.

Las soluciones e-Health ofrecen a los sistemas de salud la oportunidad de acompañar y darles herramientas al paciente en el seguimiento de su tratamiento y la adquisición de hábitos saludables, extendiendo la asistencia sanitaria al hogar.

Los dispositivos móviles, como dice Daniel Kraft, nos permitirán muy pronto llevar al médico en el bolsillo.

Enel monográfico que recientemente hemos publicado en la revista Agenda de la Empresa  , hemos querido ofrecer un diagnóstico sobre nuestra e-Salud; un análisis para determinar cuál es la situación actual, para juzgar mejor qué es lo que está pasando y cuáles son las tendencias gracias a las nuevas tecnologías.  Una ventana para entrever cómo será el sistema sanitario en el futuro. Agárrense que vienen curvas.

Que la tecnología mejora nuestra vida es algo que casi nadie pone en duda. Aquellas aplicadas a nuestra salud, aún más. 2016 promete ser un gran año en tecnología en salud. En el horizonte, muchos avances en e-Salud en la era del e-paciente.

Posts relacionados