Blog

Estar conectados: unidad y conocimiento

posted by @mbellido 8 abril 2015

Nunca está de más pararse a pensar las relaciones entre el ser humano y la tecnología. Hoy ha sido tema de conversación en la redacción.

Constatábamos, mientras nos relacionábamos con algunos de nuestros  colaboradores en otros países,  que el mundo, conectado gracias a las nuevas tecnologías, es, cada vez más, una especie de red que nos acerca a todos los habitantes del Planeta, creando una trama de relaciones que  puede conducir a la sociedad hacia un futuro más social y colectivo.

En realidad, si muchos de esos “trastornados” que hoy hacen de todo por incendiar el planeta, dividirlo y enfrentar a sus habitantes, decidieran trabajar en nombre de la paz, nuestro mundo sería una hermosa “aldea global”, como subrayó  McLuhan. Cuando las relaciones son pacíficas entre los seres humanos no es difícil imaginar esta Tierra como una especie de barrio compuesto por familias bien avenidas en constante comunicación entre ellas.

Hoy, las redes sociales y todo lo que ofrecen  las nuevas  tecnologías,  produce una agradable y nueva sensación física de proximidad, de vecindad y de inmediación. Otra cosa es la superficialidad o la profundidad con que se establezcan  estas comunicaciones. Otra cosa es la serenidad o la ansiedad que las impregnen (Para muchos, vivir enganchados a las redes sociales, desde que se despiertan hasta que se vuelven a la cama, se ha convertido en una terrible obsesión que termina aislando). Otra cosa es el objetivo que se persiga estando conectados.

Lo cierto es que vivir conectados de manera correcta  nos socializa y al mismo tiempo nos abre nuevas puertas al conocimiento. Esta creciente unión entre los seres humanos empuja a encaminarse hacia una conciencia colectiva, hacia una unidad plena y  hacia un polo superior de conciencia y conocimiento.

Por tanto unidad y conocimiento.

Un avance extraordinario y un movimiento gigantesco que abriría  puertas desconocidas y sorprendentes, si viviéramos realmente en un estado de paz. El ser humano avanza más, cuando deja de levantar muros, fabricar armas y pone la inteligencia al servicio del amor.

Posts relacionados