Editoriales de Agenda Empresa

Coches con cerebros

posted by @mbellido 2 marzo 2017

Tesla, la empresa fundada en 2003 por un grupo de ingenieros de Silicon Valley, no es la única que trabaja para adelantar un futuro en que la acción de conducir un vehículo -para algunos una pasión, para otros una pérdida de tiempo- se convierta en algo del pasado, como lo fue trasladarse de un sitio a otro en caballo o con una diligencia. Estamos hablando del coche autónomo. Ford, Fiat Chrysler, Volvo, Google, Uber y muchas otras compañías están compitiendo en esta carrera que ya no tiene vuelta atrás. En esta carrera, Fiat Chrysler ha escogido un compañero de viaje de excepción como es  Google, que integrará la tecnología  de conducción autónoma en el minivan Chrysler Pacifica Hybrid 2017, vehículo de pasajeros que podrá transportar hasta ocho personas. Kia ha anunciado que su tecnología autónoma se llamará Drive Wise y que estará lista en vehículos parcialmente autónomos antes de 2020. No es la única empresa coreana que se ha puesto manos a la obra, también SsangYong está trabajando en el coche autónomo.

Volvo no se queda atrás en cuestiones tecnológicas; de hecho, ha llegado a un acuerdo con Autoliv para desarrollar un software para vehículos autónomos que, además, se pondrá a disposición de otras marcas.

En 2014, Mercedes nos mostró un TIR casi completamente autónomo y trabaja desde hace tiempo en la conducción autónoma con el paquete Drive Assistance. También el Grupo Volkswagen (Audi, Bentley, Bugatti, Lamborghini) ha anunciado que tendrá un modelo totalmente autónomo antes de 2025. En el Salón de París presentó el concept I.D., un coche eléctrico con 600 km de autonomía que será una realidad en el mercado en 2020.

Peugeot Citroën, es decir el Grupo PSA, puso a mitad de 2015 cuatro Citroën C4 Picasso con funciones de guía autónoma a transitar por las carreteras europeas recorriendo más de 60.000 km, para experimentar su funcionamiento y poder llevar al mercado en 2020 un vehículo totalmente autónomo.

El Grupo Renault-Nissan, que ha sumado también a Mitsubishi Motors recientemente, proyecta lanzar en 2020 una decena de modelos  parcialmente autónomos. Trabajan en Nissan con una nueva tecnología bautizada con el nombre de ProPILOT y han creado una división especializada denominada Alliance Connected Vehicle and Mobility Services Team.

La originalidad de Toyota es el trabajo que están realizando sobre lo que ellos definen como “guardian angel”, es decir, un sistema híbrido que puede en cualquier momento tomar el control del vehículo, o sencillamente hacer una serie de correcciones a la guía del conductor, en situaciones de peligro. La compañía está invirtiendo mil millones de dólares en robótica e inteligencia artificial para ponerla al servicio del coche autónomo.

BMW, Mini e Rolls-Royce han dado vida a Project i20 para llegar a 2025 con los deberes hechos. General Motors (Chevrolet) ha invertido 500 millones de dólares en Lyft, una empresa similar a Uber, para producir coches eléctricos y autónomos y ha comprado la startup Cruise Automation especialista en estas tecnologías. Ford apuesta por crear una flota de vehículos totalmente autónomos como parte de un servicio de transporte estilo Uber, antes de 2021. También ha invertido más de 150 millones de dólares en Velodyne, un productor de sistemas Lidar que consiente al vehículo detectar lo que le rodea. Jaguar Land Rover está preparado para sacar 100 vehículos autónomos a las carreteras inglesas antes de 2020. Durante 2017, veremos varios vehículos de prueba recorriendo 66 km de autopistas y carreteras en las cercanías de sus fábricas en el centro de Inglaterra. Honda, Hyundai, Suzuki y Subaru, desde 2015 han puesto manos a la obra en estas tecnologías y, concretamente, Hyundai apuesta por tener vehículos totalmente autónomos en 2030. Los chinos naturalmente no se quedan atrás, así que LeEco y Faraday Future no sólo trabajan en la construcción de coches eléctricos, sino que investigan sobre la conducción autónoma en sus modelos. En China no son los únicos, también Baidu, la “Google china” quiere lanzar un coche autónomo en 2018 y hace pruebas con esta tecnología sobre un Chery EQ. En Silicon Valley son muchas las empresas que también trabajan con tecnologías exponenciales para ofrecer a las marcas herramientas para esta nueva era del coche autónomo. No subestimemos el ritmo al que crece la tecnología; antes de que nos demos cuenta, tendremos que perder la pasión de conducir y adquirir la pasión de disfrutar de otro modo, siendo sencillamente pasajeros en manos de una máquina que nos permitirá disfrutar del paisaje y llegar seguros a nuestro destino.

Posts relacionados