Blog

Caos y estado de emergencia en Egipto

posted by @mbellido 14 agosto 2013

Aterrados asistimos a una situación en Egipto que precipita cada minuto que pasa hacia un gran caos. El vicepresidente egipcio de Relaciones Exteriores y Premio Nobel de la Paz, Mohamed el Baradei, ha dimitido de su cargo, tras los disturbios de las últimas horas en una carta dirigida al jefe de Estado interino, Adli Mansur.  “Presento mi dimisión del puesto de vicepresidente y pido a Dios el altísimo que preserve nuestro querido Egipto de todo lo malo, y que cumpla las esperanzas y aspiraciones de pueblo” Mohamed el Baradei dejando claro “que habían opciones pacificas para resolver la crisis”

Los sostenedores del depuesto presidente egipcio Mohammed Morsi han comenzado a dejar la plaza Rabaa al-Adawiya de El Cairo con las manos levantadas en señal de rendición. Así se concluía un largo día de intensa violencia y de enfrentamientos de los Hermanos Musulmanes con la policía. El balance oficial de víctimas que ha dado el Ministerio de Salud es de 149 muertos y más de 500 heridos.  Difícil predecir cómo terminará todo esto. Me impactaba la amenaza que profería uno de los desalojados contra el gobierno interino: “Lo quemaremos todo. Nos convertiremos en bombas humanas”. De  hecho la comunidad cristiana está sufriendo violencia y quema de iglesias. Muchos gobiernos extranjeros, como el americano están denunciando esta violencia, el portavoz de la Casa Blanca,  Josh Earnest, acaba de decir: “La violencia que hemos visto va en la dirección contraria, ha llegado el momento que vuelva en sentido del respeto de los derechos humanos”. También el Secretario General de la ONU acaba de condenar  en los términos más enérgicos la violencia utilizada hoy por las fuerzas de seguridad de Egipto en El Cairo para dispersar las manifestaciones.  Esperemos que la comunidad internacional no siga  con los brazos cruzados emitiendo solo declaraciones de condena. Se necesitaría más presión internacional y un gran deseo de paz en los egipcios.  Decía Wojtyła que la espiral de la violencia sólo la frena el milagro del perdón. Observando la situación en Egipto y en la zona, constato que se expande más un “ojo por ojo” que un deseo de reconciliación entre los egipcios. Lo digo con tristeza, me temo que este drama fatal seguirá sufriéndolo esta parte del Planeta en los próximos meses o incluso años.

Posts relacionados