Blog

Barcelona y Madrid en un laberinto

posted by @mbellido 25 mayo 2015

Agarrémonos que vienen curvas.  No hay nada más que echar un vistazo al programa electoral de Manuela Carmena en Madrid, es decir de PODEMOS, para vislumbrar que la que hasta ahora ha sido una de ciudades mejor  gestionadas y más atractiva para la inversión comenzará, muy probablemente, una época de decadencia. Su gobierno apuesta por el  impago de  la deuda municipal, quiere recuperar servicios y activos públicos externalizados y subir impuestos, paralizar las operaciones urbanísticas de Campamento y Chamartín (operaciones de 9.000 millones),  entre otras medidas. Medidas que el PSOE de Madrid de Antonio Luis Carmona, ávido de tocar poder aunque sea con la  punta de los dedos, deberá apoyar.

En Barcelona, Ada Colau, la activista antisistema del PODEMOS a la catalana, es decir, Barcelona En Comú,  participada por  Iniciativas como  Catalunya Verds, Esquerra Unida i Alternativa, Equo, Procés Constituent y Podemos, con ideas como las de crear una moneda local para pagar subvenciones y sueldos públicos, permitir la ‘okupación’ de edificios públicos en Barcelona, dar más oxígeno a la independencia, y otras lindezas,  promete ya muchos días de sin sabor a los barceloneses y a los españoles.

Son muchos los jóvenes que han votado a estas dos formaciones y yo me pregunto ¿qué habrán visto de atractivo en modelos como los de Venezuela, Cuba o Grecia…?  Entre liberalismo e intervencionismo han escogido lo segundo aunque, de hecho, se les ha vendido que tenían que escoger entre partidos viejos y nuevos y que los segundos eran los representantes de la verdadera democracia

El resultado de las elecciones y los pactos de perdedores que se prevén, pueden provocar  una inflexión en la vida política y social de España y sobre todo, lo más grave, en el proceso de recuperación de la economía.

Pase lo que pase, los ciudadanos no podrán quejarse. Cada uno ha votado lo que entendía que era mejor; cada uno es responsable de su voto, de su voto en blanco o de no haber votado. El tiempo le hará disfrutar o llorar. Cosas de la política.

Posts relacionados