Blog

Antes de que se acabe la paciencia de los europeos

posted by @mbellido 7 junio 2013

Urgen cambios radicales y profundos en las instituciones europeas. No se trata solo de modificar la política económica. Las medidas que puedan seguir tomando en este sentido no bastaran  para sacarnos de la crisis y garantizar la recuperación económica. Las recetas que hasta ahora ha venido aplicando a muchos países de la UE, siguiendo las indicaciones de la Comisión, no siempre han sido efectivas, por el contrario han generado en algunas zonas mayor empobrecimiento, aumento del paro, tensiones sociales y el resurgimiento de tendencias políticas extremas. Europa tendría que reaccionar y actuar antes de que sea demasiado tarde y acabe con la paciencia de los europeos. Aunque el Banco Central Europeo ha intervenido varias veces para dar oxigeno a la economía de los países más afectados; esta institución por sí sola no tiene los recursos necesarios para devolver el crecimiento económico al continente. Como otros  bancos centrales, el BCE puede influenciar en la coyuntura  atenuando los ciclos económicos y tratando de estabilizar las expectativas de los mercados, pero es poco probable, como lo demuestra el caso de la Reserva Federal que consiga, por ejemplo, crear puestos de trabajo. De la crisis se podrá salir solo con una Europa unida, en lo político, en lo financiero y en lo fiscal.  Europa no puede perder más tiempo.
En julio del año pasado tuve la ocasión de escuchar una intervención del director del Centro Jean Monnet de Estudios Europeos e Internacionales de la Universidad de Nueva York, Joseph Weiler, que reflejaba muy bien la situación de la UE:  “la Unión Europea ha sufrido un fracaso institucional, ya que el Parlamento Europeo ha resultado ser un actor irrelevante en la vida política europea, la Comisión se ha convertido en una secretaría muy eficiente para lo que los otros deciden hacer, y el Consejo se ha dedicado a sellar lo que ‘Merkozy’ había decidido previamente”.

Europa necesita superar sus dificultades actuales y encontrar nuevas ilusiones y nuevas oportunidades, pero sobre todo nuevos objetivos. Nos encontramos ante una oportunidad histórica que no se puede desaprovechar.

Posts relacionados