Blog

Amarse entre cacerolas

posted by @mbellido 20 mayo 2011

He descubierto que existen cursos de cocina para parejas. ¿No os parece interesante? Ella y él reciben clases de un chef profesional que les enseña a preparar golosos platos. Uno de estos maestros-cocineros me comentaba: “cocinar juntos es como hacer el amor, los condimentos son el juego, la complicidad, la fantasía y la sexualidad” Por tanto, un momento único y especial para reforzar la relación. Se puede compartir, dejarse llevar por la pasión, confrontarse, entrar en desacuerdo para después ceder y llegar a un arreglo. La cocina puede convertirse en un lugar mágico, donde se puede recuperar el placer de hacer algo juntos, de crear juntos, de divertirse, de reír o bromear, de darse mimos, de descubrirse enamorados. Un lugar y un tiempo para dejar que afloren los sentimientos. Como en la cama un momento de caricias y de intimidad puede unir reforzar una relación, una buena y deliciosa comida conecta con más fuerza a dos enamorados. Si además se ha cocinado juntos el efecto es aún mayor. Cocinar es crear una historia de amor y para quienes lo hacen juntos puede convertirse en un patrimonio afectivo. Cocinando juntos se cultiva la complicidad, se incrementa la confianza en el otro, se aprende a confiar. Cocinar es escenificar la vida misma de una pareja. La convivencia amorosa es una receta aplicada cuyos condimentos son precisamente confianza, fantasía, complicidad, sexualidad y otros más. Todo mezclado en dosis necesarias y cocinado en los tiempos oportunos, producen un resultado culinario de lujo.

Posts relacionados