Editoriales de Agenda Empresa

1997 El reto de la excelencia

posted by @mbellido 23 enero 1997

Cuando se habla de competitividad- y hoy está de moda- lo habitual es referirse a una serie de aspectos concretos cuantificables de la empresa. Así, resulta normal pensar automáticamente en los niveles comparativos y en el incremento de los costes salariales, las cargas sociales, los tipos de interés o la excesiva rigidez de las plantillas pero, en cambio, se olvida con demasiada frecuencia un hecho tan evidente como el de que una empresa sólo es competitiva si lo son sus productos o servicios.

Para mejorar la competitividad en el mercado es necesaria una mayor sensibilidad hacia otros aspectos que, a veces, en muchas empresas, son los últimos que se tienen en cuenta: el primero de todo es, sin duda, la orientación al cliente. La experiencia cotidiana nos enseña que en muchos comercios y oficinas sentimos, a veces, una extraña sensación de incomodidad, algo así como si al atendernos se nos estuviera haciendo un favor. La misma sensación experimentan muchas empresas con sus proveedores. Evidentemente, es el mundo al revés. Ésta afecta notablemente a la competitividad- de manera inmediata al sector de servicios- aunque no sea algo medible en la primera cuenta de resultados.

La competitividad bien entendida empieza por el cliente. Calidad y eficiencia; o lo que es lo mismo, tener a los clientes satisfechos con el menor coste posible. Promover nuevos sistemas para la gestión en la empresa de forma que la calidad se convierta en el santo y seña de cada uno de los trabajadores de la misma.

De ser esto así, la empresa contará, sin duda, con claras ventajas de competitividad frente a otras posibles estrategias de mercado.

A medio y largo plazo, la calidad descansa en el orgullo de trabajar en una empresa que busca la excelencia y ofrece trabajo estable y un nivel de remuneración alto.

Parece evidente la necesidad de empezar 1997 con el reto de la excelencia y quizás corregir actitudes ante la calidad de nuestros productos y servicios, pero, sobre todo, orientando todos nuestros actos hacia el cliente.

Posts relacionados